Solo un Estado criminal comete «atrocidades legítimas»

Por el solo hecho del Estado ser una forma de dominación en la que confluyen en forma de poder, las pulsiones y la misma perversidad de la condición humana, a su operación deberían de llegar los mejores ciudadanos. Claro, eso en un deseado, pero inexistente deber ser. Por el contrario, a los Estados suelen llegar individuos, mujeres y hombres, con las convicciones y deseos más siniestros. Ejemplos pululan en el mundo contemporáneo.

Opina - Política

2022-08-03

Solo un Estado criminal comete «atrocidades legítimas»

Columnista:

Germán Ayala Osorio

 

Para el caso colombiano, a la dirección del Estado, desde la Presidencia de la República, han llegado hombres con ideas fatales, alejados de cualquier concepto universal de civilidad, respeto a la vida y consideración alguna a la Naturaleza. Basta con recordar a Julio César Turbay Ayala y a Álvaro Uribe Vélez, para comprender que, a la dirección de esa excelsa forma de dominación, no siempre llegan los mejores ciudadanos.

No se requieren sentencias judiciales para extraer de estas elementos que ayuden a construir el perfil psicológico de quienes han gobernado al país por tantos años. Solo se necesitan: un discurso, un par de frases o quizás un trino.

A las “desafortunadas” frases de mandatarios como Turbay y Uribe se suman, por supuesto, las de sus acérrimos defensores y seguidores. Para el caso, la congresista Paloma Valencia, miembro de la ‘secta-partido’ el Centro Democrático, señaló recientemente que hay “atrocidades legítimas”, en referencia a las confesiones que vienen haciendo ante la JEP exmilitares que reconocieron sus responsabilidades en los asesinatos de civiles, presentados, maliciosamente, como guerrilleros muertos en combate.  

A la senadora caucana hay que decirle que solo un Estado criminal comete “atrocidades legítimas” y que solo ciudadanos enfermos y mentalmente desequilibrados, terminan validando y aprobando que militares asesinen de manera cobarde y en estado de indefensión, a civiles, para ascender, irse de permiso, participar de bacanales, comer arroz chino o recibir más de 100 mil pesos. La monetización de las vidas de 6.402 civiles es una monstruosidad que confirma que el Estado colombiano, entre 2002 y 2010, especialmente, actuó como un “aparato criminal” al servicio de una élite que dio vida a la más perversa política pública: la de la Seguridad Democrática.

Entonces, podemos decir que la frase “atrocidades legítimas” está conectada con el talante y la psiquis de quien la lanzó. Y claro, está anclada a lo que en su momento dijo el referente ético y moral de Paloma Valencia: el hoy imputado por graves delitos, el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Dejaré tres frases que el “Señor de las Sombras” pronunció en distintos momentos: 1. “Estoy muy berraco y donde lo vea le voy a dar en la cara marica”. 2. “Si la autoridad, serena, firme y con criterio social implica una masacre es porque del otro lado hay violencia y terror más que protesta”. 3. “La patada es legítima” (en relación con la que le propinó un agente del Esmad a una mujer manifestante).

Para aquellos que no recuerden alguna frase “memorable” del siniestro Julio César Turbay Ayala, les dejo esta perla: “Hay que reducir la corrupción a sus justas proporciones”.

Al Estado, como forma de dominación, hay que tenerle miedo, en particular cuando a este llegan enfermizos personajes que buscan ejercer el poder sin limitaciones y sin la suficiente autoridad moral para hacerlo. Y termino reconociendo que el Estado colombiano me genera miedo, pánico.

Adenda: Paloma Valencia no conoce el concepto de legitimidad. Y tiene una visión amañada de lo que significa la legalidad. Es una congresista con tintes fascistas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Germán Ayala Osorio
Docente Universitario. Comunicador Social y Politólogo. Estudiante del doctorado en Regiones Sostenibles de la Universidad Autónoma de Occidente.