Sí al aborto

El monseñor Juan Vicente Córdoba debería retractarse sobre sus equívocas declaraciones, que más allá de ir en contra del aborto, van en contra de una sociedad que cada vez es más dinámica y cambiante.

Opina - Sociedad

2019-10-31

Sí al aborto

Autor: Miguel Silvera Padilla

 

Luego de que el Ministerio de Salud y Protección Social publicara la semana pasada un borrador de la resolución en la que se establecen las bases definitivas para acceder al aborto legal en Colombia, la Iglesia católica, a través de la Conferencia Episcopal Colombiana, rechazó el proyecto mediante un comunicado firmado por monseñor Juan Vicente Córdoba, presidente del departamento de Vida de la Conferencia.

El alto jerarca de la Iglesia colombiana lanzó fuertes cuestionamientos a la Corte Constitucional en distintos medios de comunicación, hasta el punto de señalar al alto tribunal de “tirano”, pues según Monseñor, es el Congreso quien debe legislar sobre este tema.

Lo primero que quiero y debo decir es que, sí, el legislativo es quien debió debatir hace mucho tiempo un asunto tan importante y delicado como lo es el aborto, sobre todo, por los miles de casos de violación que no dan espera, y en ese sentido creo que el representante de los católicos tiene un poco de razón.

Pero, asimismo, hay que decir que en vista del vacío jurídico sobre esta práctica, la Corte ha tenido que tomar la iniciativa en aras de resguardar el bienestar de las cientos de niñas y mujeres que a diario arriesgan su vida en quirófanos de garaje, en busca de una solución que debe ser atendida si o si por el Estado.

Por ello, el poder Judicial hace un llamado al Gobierno Nacional a través de su respectiva cartera y pide que este tema sea tratado como una cuestión de salud pública, siguiendo los pasos de la Corte que, desde el año 2006 bajo la sentencia C-355, despenalizó en tres situaciones el aborto: riesgo para la madre, malformación del feto incompatible con la vida y embarazo producto de abuso sexual.

Siendo así, no creo entonces que la Iglesia deba perpetuarse en su postura sobre la negación de la práctica del aborto en los casos en mención.

Entre tanto, es muy fácil para nosotros los hombres hablar de este tema que, especial y físicamente, controvierte y expone a las mujeres; y es más fácil todavía cuando se está en una cúspide que te mantiene alejado de la realidad y de las necesidades de la gente, que llevan a tomar juicios de valor erróneos como es el caso de la Iglesia en esta oportunidad, que, sin duda, golpea a las mujeres, pero sobre todo la dignidad y al derecho a elegir sobre el bienestar de su propio cuerpo.

De igual modo, mi estimado monseñor, creo que debe salirle al paso a la opinión pública y retractarse sobre sus equívocas declaraciones, que más allá de ir en contra del aborto, van en contra de una sociedad que cada vez es más dinámica y cambiante.

Es entonces el momento que la Iglesia vaya reestructurando su forma de llegar al pueblo, y no el pueblo a ella.

Finalmente, creo que el Congreso colombiano está en deuda con la sociedad en general en debatir un tema tan sensible, pero necesario para un país que se encamina, o por lo menos eso parece, al desarrollo integral de sus ciudadanos.

También tendrá la Conferencia Episcopal que replantear sus decisiones, y más cuando el género femenino no participa de ellas. Pues es evidente ante la mirada de todos, que la Iglesia con su machismo ha venido promoviendo indirectamente el difícil ascenso de la mujer a nivel local y mundial en todos los aspectos de la sociedad.

Las mujeres deciden, la sociedad respeta, el Estado garantiza y la Iglesia no interviene.

 

 

Foto cortesía de: Clarín

 

 

( 1 ) Comentario

  1. Si al aborto pero que castren a la pareja que por descuido se embarazó.
    Quien práctica el aborto no merece tener hijos más adelante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Miguel Silvera Padilla
Estudiante de comunicación social, barranquillero como el baile "arrebatao" creyente en Dios, el amor y sus ideas. Apasionado por los temas sociales y la política. Llevando siempre por delante la consigna en que primero es el Ser y después el deber Ser. Columnista de medios digitales.