Resistir, un acto de valentía

Resistir es convivir con el sol que saca gotas de sudor de cuerpos incluso deshidratados, así como tolerar la lluvia, que se lleva consigo por las calles las lágrimas de las injusticias, la sangre de la guerra, las huellas las manifestaciones.

Opina - Seguridad

2021-08-06

Resistir, un acto de valentía

Columnista:

Alejandra Mora

 

Todo el pueblo colombiano cabe en una sola palabra, en once letras: Resistencia, ¿qué es resistir? Según la Real Academia Española (RAE) se entiende por resistir a tolerar, aguantar o sufrir. Hoy son esas cinco sílabas las que no solo se escuchan en las calles o se leen en los carteles, también las paredes y los muros la manifiestan y atestiguan, las voces de un pueblo indignado la enuncian, los corazones esperanzados la toman como escudo y bandera cuando la fortaleza se está derrumbando. La resistencia, es eso que todos sacamos ahora de donde ya ni sabemos para mantenernos firmes en medio de avalanchas de malas noticias.

Para hablar de etimología, resistencia es «el vocablo resistencia proviene del latín resistentia, que a su vez está compuesto por el prefijo re-, que explica la intensificación de la propia acción, y del verbo sistere, que deriva del verbo stare, que se traduce como ‘mantenerse o estar en pie’, por ello su significado tiene que ver con la acción de contraposición».

En el primer párrafo se mencionó la resistencia como algo enunciado desde muros, carteles y demás, pero no son los únicos, pues el cuerpo es un constante comunicador, habla por sí solo, e incluso en algunas ocasiones más que las mismas palabras que puedan pronunciar nuestros labios, en este orden de ideas, los cuerpos de quienes acompañan de manera constante las manifestaciones o son parte de la primera línea, también gritan resistencia, pues esta palabra es comúnmente usada en las áreas del deporte y acondicionamiento físico como una capacidad física básica, que nos permite llevar a cabo un esfuerzo durante el mayor tiempo posible, y es la capacidad que posee un cuerpo para soportar.

En otras palabras, resistir también es convivir con el sol que saca gotas de sudor de cuerpos incluso deshidratados, así como tolerar la lluvia, que se lleva consigo por las calles las lágrimas de las injusticias, la sangre de la guerra, las huellas las manifestaciones.

Históricamente, desde la Segunda Guerra Mundial, la palabra resistencia fue adoptada por los grupos clandestinos de distintos países que, de manera osada, se opusieron al nazismo. Desde ese momento, se ha expandido por el mundo, para ser tomada por grupos sociales inconformes ante gobiernos antidemocráticos.

El pueblo colombiano está dispuesto hoy más que nunca a resistir para tener mejores condiciones de vida para sus próximas generaciones, para ellas y ellos mismos. Resistir en Colombia toma nuevos rumbos, denigrantes rumbos, así, la palabra ahora cobra múltiples significados en relación con lo que es el dolor, el sufrimiento, la incertidumbre…

Resistencia es lo que viven las madres que no dejan de buscar a sus hijos desaparecidos, resistencia es seguir luchando en medio de la violencia policial y detenciones arbitrarias, resistencia es vivir con un solo ojo, resistencia es Colombia.

Resistir es lo único que podemos hacer cuando no hay diálogo ni acuerdos justos.

Resistir es un acto de valentía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Alejandra Mora
Comunicadora social y periodista.