Que odien la verdad periodística no quiere decir que sea falsa

MinDefensa no puede dejar de lado que la mala imagen que arrastran Uribe, Duque y el llamado “uribismo”, es un elemento clave que le permite dudar de lo que se haga o se deje de hacer en este Gobierno.

Opina - Política

2020-01-16

Que odien la verdad periodística no quiere decir que sea falsa

Columnista: Germán Ayala Osorio.

 

Dados los efectos políticos de la publicación de la revista Semana en relación con el episodio de chuzadas, el ministro de defensa, Carlos Holmes Trujillo García, dio una entrevista al director de Noticias Caracol.

En varias ocasiones Trujillo García, en tono enfático, le dijo al periodista que lo importante en este caso es que habrá una “verdad institucional” y puso en duda la existencia misma de las chuzadas. La denuncia periodística hay que mirarla con preocupación, y hay que llegar a la verdad institucional rápidamente. Hasta ahora hay una sola versión, señaló Trujillo Gómez al noticiero.

Piensa el ministro que basta con que aparezca la versión oficial para que esta, de inmediato y por arte de birlibirloque, alcance el estatus de verdad única e irrefutable. Se equivoca.

Los hechos denunciados por Semana constituyen ya una verdad periodística, soportada en los testimonios logrados y expuestos en la publicación, que comprometen el actuar del saliente general Nicacio Martínez y al partido de Gobierno, el Centro Democrático (CD).

Por supuesto que la verdad periodística está sujeta a interpretaciones y a los mismos intereses de las fuentes que la revista consultó, pero es una verdad que ya circula y que muy seguramente aportó ya a la construcción y consolidación de representaciones sociales negativas en torno al Ejército nacional, a la cúpula, al gobierno de Duque y por supuesto, al llamado “uribismo”.

Que esa verdad periodística no le guste al ministro constituye un hecho normal, pero pensar que la “verdad institucional” que aparezca después de lo dicho por el medio de comunicación terminará borrando toda sospecha, no solo es ingenuo, sino pretencioso.

Y es así, por varias razones: la primera, porque sobre el general Nicacio Martínez recaen viejos y graves señalamientos por la posible participación en casos de “falsos positivos”, por parte de HRW y otras entidades y sectores sociales.

La segunda, porque no es la primera vez que el llamado “uribismo” está comprometido con estas prácticas de espiar a magistrados, periodistas y congresistas. Y en tercer lugar, porque en el saber popular y en sectores claves de la opinión pública se reconoce que el senador Uribe Vélez está detrás de los manejos de asuntos que conciernen a la seguridad nacional y al manejo político de la cúpula militar.

Así entonces, la “verdad institucional” que sobre este episodio de las chuzadas se construya mañana, será considerada como tal, pero igualmente sometida a cuestionamientos no solo por los propios medios de comunicación que replicaron la versión entregada por Semana, sino por la opinión pública, por comentaristas y columnistas.

Trujillo García no puede dejar de lado que la mala imagen que arrastran el expresidente Uribe, el presidente Duque y el llamado “uribismo” de tiempo atrás, es un elemento o factor clave que le permite a sectores de la opinión y de la propia prensa, dudar de lo que se haga o se deje de hacer en este gobierno.

Y debe tener también en cuenta el Mindefensa que la opinión pública cambió. Ya no estamos en la Colombia del 2002. No son estos los tiempos de la fascinación y la ceguera que el país vivió entre 2002 y 2010. Lo actuado en el marco del “Embrujo autoritario” sembró dudas y dejó marcas indelebles en una parte del país; la misma que hoy cree en la versión periodística entregada por Semana, así no comparta del todo el giro editorial (hacia la derecha) que recientemente dio la revista Semana.

Las redes sociales son canales en los que es posible construir “verdades” y versiones contrarias a la “verdad institucional” en la que confía a pie juntillas Carlos Holmes Trujillo. Amanecerá y veremos.

 

Fotografía cortesía de Presidencia de la República.

( 1 ) Comentario

  1. Los ministros de defensa de mentira fresca,son igual de mentiroso a Duque
    Este presidente no está preparado para desenpeñar la presidencia,de los últimos 10 presidentes de Colombia regulares y malos,pero este es el más malo y no sabe gobernar,es un bailarín de calidad,debería estudiar teatro,locutor de radio.

Responder a Jesús Diazj Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Germán Ayala Osorio
Docente Universitario. Comunicador Social y Politólogo. Estudiante del doctorado en Regiones Sostenibles de la Universidad Autónoma de Occidente.