Qatar 2022 y la decadencia de la moral futbolera

El fútbol moderno nos trata como consumidores, consumidores que muy probablemente y como ocurre mundial tras mundial, rompamos un nuevo récord de sintonización en los partidos de Qatar 2022 olvidando a los 6 500 y la corrupción que precedió sus muertes.

Opina - Corrupción

2021-04-21

Qatar 2022 y la decadencia de la moral futbolera

Columnista:

Ricardo Cifuentes

 

Los seres humanos somos un caso curioso en el cual nuestros parámetros morales se ven comprometidos cada que recibimos un beneficio personal; ahí, en ese punto, el origen que ha causado nuestro beneficio pierde su importancia en nuestra conciencia con tal de poder seguir disfrutando (en la mayoría de los casos), eso mismo es Qatar 2022.

11 años han pasado desde que la FIFA anunciara a Qatar como la sede para el mundial de fútbol en el año 2022, una noticia que no a muchos cayó bien (incluyéndome) pues la tradición futbolera en aquel país no era algo arraigado, además desde aquel momento fueron muchas las suspicacias que surgieron por tan curiosa elección y en 2013 la revista France Football corroboraría las sospechas: la elección fue comprada.

Con mucho dinero de por medio los qataríes habían comprado su copa del mundo y ante los ojos de todos se vieron salpicados importantes dirigentes como Julio Grondona (AFA), Ricardo Teixeira (CBF), el tres veces ganador del Balón de Oro Michel Platini, el ex presidente francés Nicolas Sarkozy, entre muchos otros personajes de renombre. 

Pero a pesar de todo el show que se presentó, nada ocurrió y 8 años después de destaparse el escándalo los qataríes continúan su proyecto, por encima de todo y de todos.

Aparte del origen inmoral de aquella elección, en Qatar se han presentado muchas inconsistencias (por decir lo menos) con los preparativos para recibir la cita orbital, una de estas «inconsistencias» la reveló el diario The Guardian hace un tiempo: más de 6 mil 500 personas habrían fallecido en las obras de construcción de los estadios que recibirán a los astros del fútbol orbital, así como leyeron 6 500 personas… De las que se tienen registro.

6 500 es una cifra muy grande ¿no creen? Hay un país en Latinoamérica en el cual un gobierno mató a 6 402 jóvenes para mejorar la percepción de seguridad en su territorio, pues eso es Qatar tratando de tener «El mejor mundial de la historia».

También podemos imaginar esa cantidad, 6 500 seres humanos, trabajando en condiciones infrahumanas como el calor de aquel país y encima vulnerando sus derechos laborales por el hecho de ser inmigrantes hasta llevarlos literalmente hasta la muerte, pues les cuento que eso es Qatar 2022.

Ahora una pregunta ¿por qué los hinchas del fútbol no nos hemos pronunciado ante este atropello? ¿Cómo es posible que dirigentes, futbolistas (a excepción de unas camisetas vistas días atrás) y personas de todo el globo no hagan una protesta mayúscula ante esto? Pues la respuesta está en el primer párrafo de este escrito, nuestra pasión no nos deja dimensionar la tragedia de la realización de este mundial.

El fútbol moderno nos trata como consumidores, no como hinchas y en eso nos hemos convertido, en seres que consumimos lo que nos pongan en frente solo por el hecho de llevar un escudo estampado, consumidores que pagan servicios de TV o Streaming así nos saqueen el bolsillo a diario, consumidores que muy probablemente y como ocurre mundial tras mundial, rompamos un nuevo récord de sintonización en los partidos de Qatar 2022 olvidando a los 6 500 y la corrupción que precedió sus muertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ricardo Cifuentes
Nací en Bogotá hace 29 años, soy licenciado de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y también locutor profesional, docente por vocación y locutor por pasión. Para mí es un placer inconmensurable el escuchar a las personas, pero el encanto que encuentro a diario en escribir lo sustento con las historias de la calle, el fútbol, el cine y los libros.