Oprobio deportivo, inversión, exclusión y procesos

Los deportistas manifestaron el poco apoyo del Gobierno, y ante esas expresiones, muchos tomaron la iniciativa de buscar (por otro lado) apoyo económico que implica las justas (uniformes, viajes, hidratación, alimentación) bien sea con el dinero que manejan sus federaciones, sus ligas, las gobernaciones y hasta con el rebusque acompañado de sus familiares.

Opina - Deporte

2021-08-21

Oprobio deportivo, inversión, exclusión y procesos

Columnista:

Giovanni Sánchez

 

Ya todos son conscientes de que la Selección Colombia absoluta masculina de fútbol seguirá nadando en la utopía de ganar un título; la selección no despierta esperanzas (por lo menos a nivel personal) de ver los jugadores recorriendo los 400 metros con la copa en la mano. El convocado al seleccionado se destaca más por lo en vivos en Instagram contando los acontecimientos de su vida, por ostentar sus lujos, y no por lo que realmente le interesa a un hincha que siente la pasión del fútbol.

En el caso de las mujeres, no hay nada que reprocharles, han estado de manera consecutiva en las olimpiadas de Londres 2012 y Río 2016 aun cuando la Liga Colombiana de Fútbol Femenino no estaba en marcha. Sus salarios, la organización de la liga la cual se juega en menos de cinco meses, y el poco acompañamiento del público porque les resulta tediosos los partidos, es la muestra del «me importa un culismo», machismo e inclusión deportiva a medias, a esto sumándole el desinterés de los patrocinadores porque la realidad del fútbol femenino en nuestro país es que no vende, a pesar de que en sus pocos años de historia, han ido a Olímpicos, han tenido participaciones aceptables en mundiales y le han dado un título al país en Copa libertadores y un subcampeonato en la misma, pero muchos no recuerdan esto porque las chicas no son vende humo, no realizan «bailecitos» en una tanda de penales y porque sencillamente no interesan sus actuaciones a nivel nacional e internacional.

¿En lo deportivo qué hay que cuestionarles a los hombres? Mucho. A cada jugador convocado se le da una suma de dinero por su llamado entre los 23 o 28, tienen apoyo de todo el país, hasta de los que no son simpatizantes del fútbol, la hinchada organiza de manera eufórica caravanas cuando Colombia le gana 1-0 a Brasil con gol de Jeison Murillo y a Argentina con Goles de Martínez y Zapata, esto último se llama conformismo, es tan pobre el nivel de la Selección que los colombianos se conforman con un triunfo sobre las mejores selecciones del continente en la fase de grupos. Esto, lo de los hombres es un oprobio, son una vergüenza en lo deportivo.

Ahora, estuvieron de moda los Juegos Olímpicos, digo de moda, porque los grandes logros de nuestros atletas en justas anteriores han hecho que el país se interese por lo menos no viendo, sino por publicar imágenes de nuestros deportistas ganadores de medallas en sus redes, así a la gente, en unos días se les olvide que existen.

Ha sido criticada por muchos la participación de nuestros atletas en Tokyo 2020, incluso, Venezuela, el país que es el eje de las burlas y de comentarios homofóbicos de los colombianos que se creen pertenecientes a un país del primer mundo, ha logrado cuatro preciadas doradas, cosa que nunca ha hecho Colombia en todas sus participaciones.

Pero este bache deportivo no es reprochable; no son culpables nuestros deportistas, el culpable es el Gobierno. Los deportistas manifestaron el poco apoyo del Gobierno, y ante esas expresiones, muchos tomaron la iniciativa de buscar (por otro lado) apoyo económico que implica las justas (uniformes, viajes, hidratación, alimentación, entre otros) ya sea con el dinero que manejan sus federaciones, sus ligas, las gobernaciones y hasta con el rebusque acompañado de sus familiares.

La otra cuestión es la escasa renovación deportiva; si han sido analíticos la mayoría de nuestros deportistas superan los 24 años, es decir, que en la mayoría de disciplinas deportivas se confía más en los viejos que los en los que vienen atrás, todo lo contrario, a países como Canadá, Rusia, China, Estados Unidos, Australia, entre otros.

Tanto en la vida como en el deporte todo depende de los procesos, acá en Colombia los procesos inician con Juegos Intercolegiados Municipales, departamentales y Supérate; es ahí, donde ya enamorado el deportista de su disciplina deportiva en la que refleja sus grandes condiciones técnicas y cualidades deportivas, debe ser proyectado a 8 o 12 años (dependiendo del nivel y del deporte) a las justas más importantes a nivel deportivo, es decir, desde que es un prejuvenil, pero lo negativo es que a veces por la poca importancia del gobierno, el poco apoyo y el limitado trabajo psicológico y sociológico el deportista deserta y la semilla nunca da fruto. Pero no todos abandonas, muchos son conscientes de que allá se llega intentado e intentado, y entonces, cuando cumplen sus sueños ya superan los 25 0 30 años y la ciudadanía se pregunta el porqué va alguien tan viejo a unos olímpicos.

Ahora la renovación tiene la fe en el Proyecto Avanzado de Desarrollo (PAD), creado por el Ministerio del Deporte y liderado por el exministro Ernesto Lucena, el cual busca esa renovación y ese acompañamiento deportivo que requieren los más jóvenes para hacer de Colombia una potencia deportiva a nivel mundial, porque en recursos humanos siempre ha sido potencia, y el dinero para invertir siempre ha existido; un deportista en su ciclo olímpico debe realizar circuitos europeos, asiáticos; debe participar en abiertos, Grand Prix y en todas las competencias que lo ayuden a sumar puntos para llegar a los JJ. OO., ¿pero en realidad se invierte en el deporte como se lo merecen los deportistas o las grandes inversiones solo son para el fútbol que no da títulos?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Giovanni Sánchez Mendoza
Soy estudiante de Licenciatura en Ciencias del Deporte y la Educación Física de la Universidad Antonio José Camacho.