Nos tragamos el cuento

El 2018, a causa de las elecciones presidenciales, es definitivamente el año de la división, la discordia y sinnúmeros de peleas en las plataformas digitales.

Opina - Medios

2018-02-20

Nos tragamos el cuento

En el centro del ring nos encontramos todos los colombianos. Como si se tratara de una gran pelea de boxeo que nadie quiere perder. ¿El escenario? Las redes sociales.

En este combate sin cuartel se deja de lado los argumentos y se apela a la crítica irracional de los electores, quienes aún no se dan cuenta que están cayendo en una trampa y comparten mensajes difamatorios en sus propios perfiles. El 2018, a causa de las elecciones presidenciales es definitivamente el año de la división, la discordia y sinnúmeros de peleas en las plataformas digitales.

¿Las redes sociales han ingresado en la política o la política ha migrado a las redes sociales?

En el mundo de los hashtags y de la información instantánea, las discusiones políticas se han degradado. Con una simple fotografía, salida de contexto y algunas veces desfigurada, se logra crear una realidad burlona de la persona y el momento. A esta modalidad, se le suman: el uso de cuentas robotizadas, memes, audios falsos, mensajes de voz que se replican como pan caliente. Lo que buscan es impactar negativamente en la imagen de un candidato, y este tipo de información cala en un público como el colombiano que se caracteriza por tener un alto porcentaje de votantes indecisos, a los que poco le interesan las propuestas.

En algunas campañas presidenciales se contratan incluso personas que generan este tipo de contenido, con la intención de persuadir a quienes tienen poca información, porque saben que son los más fáciles de manipular. Los seguidores lo difunden a más gente dentro de sus redes sociales para fortalecer la idea y desacreditar al candidato contrario.

A esta facilidad de publicar información falsa se le suma la falta de regulación en la web, que permite que esta “guerra sucia” se propague a diestra y siniestra sin ningún tipo de sanción. En Colombia aún no existe una norma para los mensajes de odio o difamación, a diferencia de Alemania que aprobó la ley que obliga a borrar contenido falso dentro de las 24 horas siguientes. Los que incumplan deben pagar una multa de hasta de 53 millones de dólares.

Chamath Palihapitiya, ex vicepresidente de Facebook, se disculpó públicamente por haber participado en la creación de esta plataforma y aseguró que “Las redes sociales están destrozando a la sociedad”.

La viralidad en época electoral descontrola, enciende y conduce a votar con el estómago contra los enemigos. Sin analizar, ni contrarrestar la información injuriosa. Las redes sociales se llenan de ataques personales. Ya no hay amigos, solo rivales o contrincantes.

Todos quieren ganar “la pelea” donde sí te subes al ring vas a salir con golpes de todas maneras; no prima la intelectualidad ni el tecnicismo. En medio de esta batalla estamos perdiendo todos, porque al final habremos votado por las razones equivocadas.

Es ideal que todos quieran opinar sobre política, pero si usted postea información sin verificar la veracidad de la misma está contribuyendo a propagar la ignorancia y la visceralidad. En estos tiempos del nocaut cibernético es mejor quitarse los guantes de boxeo y empezar a construir desde el discurso argumentativo.

¿Es mucho pedir?

 

 

Imagen tomada de Mobyaffiliates

( 6 ) Comentarios

  1. Qué buen artículo Mely, felicitaciones!

  2. Muy real y pone en evidencia la falta de conciencia de un pueblo enfermo de violencia….

  3. ReplyGladys Ferro Cabra.

    Lo más grave es la falta de información . Yo me pregunto ¿cuántos de los que opinamos de política u otras cosas tenemos verdadera información?
    ¿ Cuántos han leído uno solo de los proyectos de gobierno de los candidatos?
    Sería interesante que en estas mismas redes se socializara un poco más sobre estos proyectos que es lo que en realidad debe importar,

  4. ReplyGladys Ferro Cabra

    Los seguidores de los partidos políticos no se toman la molestia de leer un poco los proyectos de cada candidato. Solo saben lo que le dicen las redes sociales sin corroborar su fuente.

  5. ReplyGladys Ferro Cabra

    Los seguidores de los partidos políticos no se toman la molestia de leer un poco las propuestas de sus proyectos de gobierno.
    Solo saben lo que les dicen las redes sociales y los noticieros mentirosos.
    Falta educación política electoral.

Responder a Luce García Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Melissa De la Hoz
Periodista de la Pontificia Universidad Javeriana. Magister en Comunicación Digital. Ganadora del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar 2014. Documentalista, cinéfila, politeísta anticlerical. Aquí se defiende la igualdad. Soy caribe.