Mockus y su centro, haciendo todo para agradarle al uribismo

Intentan incluir a la fuerza a un sector político que de todas las maneras posibles nos ha hecho saber que con ellos el proceso de paz no va; una obsesión por querer agradarle como sea a esa facción política retardataria y anacrónica del uribismo.

Opina - Política

2019-06-21

Mockus y su centro, haciendo todo para agradarle al uribismo

Autor: Jesús Antonio Córdoba

 

En la política colombiana, desde el espectro del centro, se ha venido instaurando una suerte de pensamiento homogéneo en torno a pensarse su labor política como los jueces o árbitros dotados de la sabiduría necesaria para, a través de la quimera de la objetividad y neutralidad, señalar lo bueno y lo malo del acontecer nacional.

Cuestión más que risible y contradictoria toda vez que en política no existe dicha noción de objetividad, ya que siempre las personas van a estar tomando partido en distintas circunstancias.

Seguir con esa idea de visualizarse un mundo político en torno a ellos y, a su incuestionable sabiduría, solo aumenta entre sus seguidores el analfabetismo político; la práctica de una lobotomía política como lo ha sugerido Carolina Sanín.

Y es que ese inmaculado centro, de manera frecuente, cae en toda clase de contradicciones y una de ellas, tal vez la más notoria, es aquella máxima sobre no seguir ni mesías ni caudillos en su movimiento.

El concejal Jorge Torres, miembro del Partido Verde y, uno de los grandes soportes de la visión de Enrique Peñalosa desde el Concejo, publicó el pasado viernes 14 de junio un video de agradecimiento a Bogotá por la votación que habían conseguido varios ediles mockusianos, enfatizando en que por medio de ellos “la línea mockusiana” y “el pensamiento y la ideología de Antanas Mockus” quedará bien representada en las localidades de la ciudad.

Esa veneración y pleitesía a la figura del politiquero Antanas Mockus es la prueba inequívoca del caudillismo y de la figura mesiánica que desde el “centro”, encabezado por el Partido Verde, observan en este personaje. Es una figura pública a la que han llegado a endiosar a tal punto que, es mal visto, no importa si los cuestionamientos son justificados, el atreverse a criticar a San Antanas.

Esto propicia aún más el deterioro de la conversación política que muchos persisten en confundir con polarización, un concepto connatural a la política y del cual no debería predicarse la carga negativa que actualmente ostenta en el panorama nacional.

Deberían detenerse un momento a pensar en la carrera política de Antanas Mockus para darse cuenta de lo cuestionable que resulta esa sacralización.

En la reunión de la plataforma Defendamos La Paz, en donde participan diferentes personajes del ámbito político, hubo un instante en donde Mockus salió a proponer la puesta en marcha de un uribismo por la paz; es decir, tratar de lavarle la cara al sector político que ha hecho todo lo posible por hacer trizas los acuerdos del Teatro Colón y, de paso, hacerle ver a la gente que necesariamente tenemos que hacer la conversión al uribismo porque de lo contrario no alcanzaremos la paz.

Es una absurda manía de querer mostrar una faceta llamativa del uribismo, que los hechos son palpables en negar; es intentar incluir a la fuerza a un sector político que de todas las maneras posibles nos ha hecho saber que con ellos el proceso de paz no va y todo por conseguir unos votos de la derecha, de esa derecha que no quiere la reconciliación, una obsesión por querer agradarle como sea a esa facción política retardataria y anacrónica del uribismo.

No puede ser que ante la vuelta del discurso de Uribe, con el que pretende darle una mayor importancia y relevancia al Estado de opinión sobre el actual Estado social de derecho o Estado constitucional, pretendiendo acabar con la institución de la JEP por miedo a la verdad que ella pueda producir en los años que le quedan de funcionamiento; el centro político del incuestionable Mockus se empeñe en legitimar y tender puentes con el uribismo, el mayor peligro que representa esa transición que necesita Colombia hacia la verdad, la reconciliación y el perdón.

El centro político aún está a tiempo de tomar realmente una posición frente a lo que significa el uribismo, adueñarse del papel que escogieron como oposición y dejar de estar fungiendo como un simple panóptico.

 

Píldora para la memoria

El Partido Verde instauró durante los días de la consulta anticorrupción otra especie de Estado de opinión, en donde no importaba si las preguntas de dicha consulta resultaban inconstitucionales, era una obligación incorporarlas dentro de la institucionalidad nacional porque era el clamor de las mayorías, no importaba si con eso se violaban aspectos constitucionales ya que debía primar el sentir mayoritario de la gente; debe ser esa una de las razones por las que les gusta tanto jugar a los grandes amigos con el uribismo.

 

 

Foto cortesía de: Semana

 

 

( 5 ) Comentarios

  1. Según ésto una cosa es la posición de una persona ante muchas situaciones a enfrentar particularmente y otra el interactuar en la política
    Es allí donde yo veo la falla y se produce esa discutible dualidad, esa bipolaridad del sí…o no… depende de lo conveniente que me resulte y para aceptar lo que es correcto se debe ser muy valiente.
    El no fijar una posición clara indiscutible porque es correcta. ¿Pero qué es lo correcto?
    Las normas las fija la sociedad porque son benéficas para todos y no para unos pocos.
    Son esos beneficios generales son los que debemos defender y el Uribismo no le da a el país esa garantía de un país igualitario, justo y equitativo.
    Momentos muy difíciles para este mi país donde el concepto derechos y democracia ni siquiera están claros para muchos. Muy triste panorama el que nos espera. No se trata que todos el mismo pensamiento político pero si una posición clara ante la grave situación a la que se enfrenta Colombia.
    Solo puedo decir que si no apoyamos la paz y la logremos no podremos encontrar soluciones.

  2. Replyluis alberto castaño martinez

    MocKos no ha dejado de ser, ni trascendera mas alla de ser un payaso neoliberal al que ahora la «falsa izquierda» adora porque la estrategia es cooptar el pensamiento y colonizarlo, para ponernos al servicio del «dios mercado». por eso le perdonan su indelicadeza corrupta, ya que lo necesitan, como una ficha mas funcional al sistema

  3. ReplyJuan carlos pardo

    Una triste realidad como un grupo, en aras de protagonismo, ganar adeptos en el lado más retrogrado de la clase política del país , depone ideales con miras a tener mayor poder: el medio es lo de menos, aunque sea oprobioso, y el fin debería serles vergonzantes.

  4. Si Antanas piensa así, entonces quien es el que va a defender el pueblo de los TODOPODEROSOS, que ya han tenido la oportunidad de ser más equitativos con la gente y no han hecho nada. Colombia es un país mal dirigido y si alguna vez pensamos en un cambio, me equivoqué al pensar que el profesor era la solución.
    Los TODOPODEROSOS están acabando con el país.

  5. Colombia es un paraíso que produce de todo y para todos, pero por esa mala administración de los gobiernos, a nosotros solo nos corresponde aguantar, ver como nos desangran y los TODOPODEROSOS, haciendo leyes que solo los beneficia a ellos.
    Antánas, si no va a ayudar al pueblo, no se asocie a los malos.
    Decepcionante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jesús Antonio Córdoba
Soy abogado de la Santo Tomás, actualmente estoy realizando una especialización sobre Derecho Internacional de los Derechos Humanos y DIH en El Rosario, escribí para el portal de música HEADBANGERS LATINOAMÉRICA y tengo un blog de música (Metal to the Bone) donde redacto reseñas, artículos y publico entrevistas con diferentes músicos del mundo.