Más y más enredos con Daniel Quintero

La política es un tema muy álgido en todos los países, pero esto se complejiza cuando alguien que hace una campaña limpia, y supuestamente sin maquinarias, llega a pagar favores una vez está subido en su cargo.

Infórmate - Política

2021-03-25

Más y más enredos con Daniel Quintero

Columnista:

Lady Orozco

 

Este es el caso de Daniel Quintero, un político que aseguró no deberle nada a ningún partido, pero, sobre todo, que gracias a no tener ninguna deuda con empresarios, podría devolverle la ciudad a los medellinenses. En otras palabras, la ciudad tendría un alcalde por y para el pueblo.

Pero no todo resultó siendo verdad. Creo que nunca había sentido tan real esa frase: de eso tan bueno no dan tanto.

Para nadie es un secreto que la pandemia provocó un declive en el sector económico, y el Jardín Botánico de Medellín tampoco pudo escapar de esto. Lo absurdo es que, su caída no se debió solo a la coyuntura, sino a un alcalde que necesitaba comenzar a mover sus fichas de ajedrez a como diese lugar, y sus jugadas se dieron de la siguiente manera:

Los contratos dados al Jardín Botánico fueron cedidos a Metroparque; una empresa pública que, al nunca haberse dedicado al cuidado ambiental, tuvo que subcontratar a una privada para que lograra administrar esas necesidades. 

Pero allí no para el cuento. La empresa contratada fue Reforestadora El Líbano, cuya representante legal es Luz Elena Henao Rodríguez, quien sería la esposa de Asdrúbal Vélez. Hasta ahora, los nombres no nos dirían nada, pero, estos personajes son miembros importantes del partido Liberal y padres de Stiven Vélez; un fiel compañero de campaña del actual alcalde, según el portal La Silla Vacía.

Resulta que Daniel es un hombre muy demócrata, tanto así, que abre convocatorias para poder dejar a la mejor empresa. Pero, con lo que no contaba él, era con que Daniel Duque —concejal de la oposición— se iba a dar cuenta de las jugaditas que se estaban gestando.

Si bien, Quintero presentó a tres empresas para quedarse con el contrato de jardinería, Daniel Duque demostró todas las irregularidades que les presentaré a continuación. Las opciones para contratar, de acuerdo con la información sustancial tomada del Twitter del concejal:

  • Reforestadora el Líbano: su representante legal es, como ya les conté anteriormente, la esposa de Asdrúbal Vélez y madre de Stiven Vélez; los tres, miembros del partido Liberal y el último cercano a Quintero.
  • Construgeo: la representante legal es Carolina Vélez, hija de —ya famoso en esta columna— Asdrúbal Vélez y hermana de Stiven Vélez. «Previamente denunciamos que Metroparques le entregaba contratos a esta empresa, pero también la usan para aparentar pluralidad de oferentes».
  • MasCampos: su representante legal suplente es Yuliana Henao Rodríguez, quien es cuñada de Asdrúbal Vélez, hermana de Elena Henao y tía de Carolina Vélez.

Pero no contentos con eso, Julián Esteban Orozco, quien figura como el representante legal de MasCampo, y Yuliana Patricia Henao, quien dijimos, es representante suplente, fueron inhabilitados para votar en los Andes, pues incurrieron en el delito de trashumancia (votar en un lugar diferente al que se reside) en el 2019, según lo revelado por el concejal Duque.

En la Alcaldía no parece haber una convocatoria para contratos, sino un árbol genealógico de la familia que ayudó a que Daniel Quintero subiera al puesto en el que se encuentra hoy en día. Pues, como lo advirtió La Silla Vacía, estas empresas nunca habían contratado con la Alcaldía de Medellín, sino solo en la Gobernación: la de Aníbal Gaviria, cuya campaña también fue alentada por la familia Vélez Henao, y el caso de Luis Pérez, quien, como asegura el mismo medio citado, tiene nexos burocráticos con el actual alcalde.  

Señor Daniel Quintero, su idea de independencia no ha parado de caerse cada segundo más, sus escándalos parecen de casi todos los días y su índice de desfavorabilidad continúa expandiéndose: pasó de un 14 a un 25 porciento. ¿Qué pretende?, ¿le parece que llegó la hora de pagar los favores hechos en el pasado?, ¿dónde recogemos su bandera de independiente?, ¿cuántas deudas más tiene con el partido Liberal o con la familia Vélez Henao? 

El Jardín Botánico era de los medellinenses, pero lo que le daba vida eran las historias contadas por su jardinero y la tranquilidad de sus visitantes al saber que ese lugar les pertenecía, pero ahora, y gracias a sus deudas de favores, parece que se nos va de las manos. No venga con ínfulas de salvador cuando está siendo igual —o hasta peor— a quienes han pasado por su cargo. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lady Orozco
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Pontificia Bolivariana en Medellín. Escritora con diferentes poemas publicados en el libro de Sinergias de España. Columnas publicadas en diversos medios de comunicación.