Más de 50 muertos en Dabeiba, una vergüenza

La reciente noticia en torno a una fosa común, con decenas de víctimas de los negados falsos positivos, sería un escándalo de grandes magnitudes en un país normal.

Opina - Política

2019-12-23

Más de 50 muertos en Dabeiba, una vergüenza

Columnista: Muldder Criollo

 

O el país completo se volvió uribista, o definitivamente los medios de comunicación han hecho un «buen trabajo» en desviar la atención. Lo sucedido con la noticia de la fosa común con más de 50 muertos en Dabeiba, habría dado para que todo el país se hubiera paralizado del espanto, sería noticia mundial.

La JEP con su labor de dar a conocer al país las atrocidades ocurridas durante el conflicto armado colombiano, está sacando a la luz los crímenes que fueron enterrados a lo largo del territorio.

Son masacres ocultadas que mejoraron las supuestas cifras de seguridad, tan reconocidas y recordadas por el expresidente Uribe que, con su don de palabra, convenció a millones de que este país estaba recuperando la paz.

Aunque olvidando decir unas cuantas verdades: que miles de colombianos estaban siendo asesinados por el mismo Estado. ¿Cuántas Dabeibas más habrán en Colombia? Es una pregunta lógica en estos momentos dónde la verdad está emergiendo.

Pueden haber cadáveres producto de la guerra, por todo el territorio nacional, y nadie lo sabe, o tal vez sí, muy pocos conocen esa dura verdad, y esos son precisamente los que quieren ponerle tropiezos al trabajo de la Jurisdicción Especial para la Paz.

En un principio me opuse al acuerdo de Paz de Santos, lo acepto. Pero con el paso del tiempo fui aceptando el error en el que me encontraba. Hoy, dicho proceso lo defiendo, no como un santista, sino como alguien que quiere un mejor país para el futuro cercano.

Si cerca de 50 víctimas ya son bastante, imagínense hablar de mil en dicho municipio, o de cerca de 200 mil víctimas sin identificar por todo el territorio nacional. Los niveles de maldad que hay en este país no se comparan con nada.

Imaginen esa carnicería tan impresionante durante la época del conflicto armado. Imaginen a los soldados ganando premios por matar a colombianos de bien, inocentes de una guerra maldita. Fue una competencia por matar las personas, por acceder a beneficios como viajes, tarjetas para llamar o vacaciones.

Es vergonzoso escuchar al senador Uribe hablando de sus logros durante sus dos períodos en la presidencia. Se siente tan orgulloso de sus aportes a la seguridad del país, pero olvida decir que ese supuesto éxito, presuntamente fue llevando directa e indirectamente a la muerte a miles de inocentes.

Son vestigios de una era sangrienta que hoy, poco a poco, va saliendo a la luz. No dándosele la importancia que debería con ayuda de los medios, pero sí incomodando a quienes fueron protagonistas de esos hechos.

Como suele suceder en Colombia, lo importante se opaca con ayuda de los medios de comunicación prepago. El hallazgo de la fosa común, como era de esperarse, pasó derecho, inadvertida, muy pocos se enteraron. Nada extraño en un país donde la farándula es más importante que la vida de las personas.

La frase con la que nombro este artículo, debería ser un cuestionamiento que debería hacerse cada colombiano, cada ciudadano que vive dentro y fuera del país. ¿Más de 50 muertos en Dabeiba? ¿Cómo es posible que esto haya pasado desapercibido?

En definitiva, los medios de comunicación tendrán una respuesta y una responsabilidad para ello. Entiendo el amor de los uribistas a su dios, pero ni por más agradecimiento que le tengan, deben negarse ante la verdad de las muertes ocurridas en los mandatos del hoy senador.

Yo sé que el amor cuando es enfermizo enceguece. Pero cuando veo a un fanático defender lo indefendible, siento lástima, vergüenza ajena. No se puede ser tan testarudo como para no ver la realidad.

 

 

Foto cortesía de: Centro Nacional de Memoria Histórica

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Muldder Criollo