Más allá de quién es el culpable

Nuestro mayor problema es que nos quedamos en palabras bonitas y no tomamos conciencia, no hacemos nada por el medio ambiente.

Opina - Ambiente

2020-02-22

Más allá de quién es el culpable

Columnista:

Luisa Gómez Gómez 

 

Más allá de quién o quiénes son los responsables de la destrucción del planeta, de los incendios forestales, las sequías y la extinción de miles de especies, valdría la pena preguntarnos por qué, cuál es la razón que mueve a quienes lo habitamos y, a las empresas, para ignorar toda esta destrucción que nosotros hemos permitido y causado; no es solo echarle la culpa a estas, o a los políticos. ¡No! Has pensado cuántas veces olvidas cerrar bien la llave del agua, cuántas veces dejas la basura en la playa, cuántas veces sin que se te haya dañado el bolso del colegio ya estás corriendo a comprar otro, has contado cuántos tarros plásticos usas al mes, cuántos vasos de icopor.

Ahora bien, te has preguntado qué pasaría si empezáramos a cambiar esto, luchando contra la corriente de consumismo desbordante e irresponsable, que lo único que hace es lucrar a unas cuantas personas al costo de acabar con el planeta.

Vivimos en la sociedad de solo importo yo, esto se ve reflejado en cómo tratamos a los animales y a la naturaleza, en cómo a pesar de ver o saber sobre los incendios del Amazonas, los de Australia, la muerte de tantas especies marinas debido a la basura o el petróleo que termina en el mar, seguimos echándole la culpa al otro sin darnos cuenta de que no podemos hacer mucho para que los demás tomen conciencia o decidan cambiar sus hábitos, pero saben que, sí podemos comenzar por tomar conciencia nosotros y cambiar los nuestros; muchos parecen olvidar que este planeta no es solo nuestro, que lo compartimos con una gran cantidad de seres vivos, no somos los únicos habitantes de esta tierra; lo cual implica que lo que hacemos o dejamos de hacer afecta a otros seres, todo lo que nos rodea debe mantenerse en equilibrio.

Este es el único lugar apto para habitar. La tierra es la que nos alimenta, no tenemos otro aire ni otra fuente de agua. Es indispensable que el hombre se vuelva más humano, para que podamos seguir compartiendo este planeta y, fundamental, que exista un respeto por los animales que, aunque son diferentes a nosotros, tenemos cosas en común y, dentro de estas, el tener un sistema nervioso: por ende, sienten dolor. Ellos no merecen ser maltratados. Algunos seres humanos parecen de hierro cuando pagan una entrada para ver cómo torturan un toro, cuando golpean un animal o a otro ser humano, como si estos fueran una cosa o, peor aún, una basura y, entonces, surge la pregunta ¿dónde está su humanidad? O su compasión cuando se hacen los de la vista gorda ante el maltrato o el derroche de los recursos naturales.

No pretendo que humanicemos los animales, pero por lo menos que se les dé una muerte rápida y sin dolor en los mataderos. No pretendo que todo el mundo sea vegetariano o vegano, pero sí como mínimo, que la gente tenga una dieta equilibrada donde se remplace la proteína de vez en cuando por otro alimento.

No pretendo que las empresas dejen de producir grandes cantidades de emisiones de gases contaminantes, pero sí que se disminuyan y sí que las personas dejen de consumir tanto, sí que las personas usen el sistema público de transporte o la bicicleta. No pretendo que se deje de producir plástico, pero sí que se busque usar otro tipo de materiales.

Por último, nuestro mayor problema es que nos quedamos en palabras bonitas y no tomamos conciencia, no hacemos nada por el medio ambiente. Esta tierra que habitamos nos debe doler porque es aquí donde nuestros hijos y nietos vivirán; además es esta quien los alimentará. El planeta necesita cambios reales y los necesita ya. La madre tierra no puede soportar más nuestros abusos y, si no nos conmociona el sufrimiento de los que habitan otros países y soportan las inclemencias del clima, entonces no olvidemos, que el día de mañana seguramente estaremos viviendo esa misma situación o algo peor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LuisaGomez
Psicóloga en formación Un ser en proceso de construcción Mis letras espero los muevan y cuestionen