La recta final en Bogotá

La definición que tome un alto porcentaje de ciudadanos que hoy dicen preferir el voto en blanco puede ser clave para los comicios del 27 de octubre.

Opina - Política

2019-10-20

La recta final en Bogotá

Autor: Hernando Bonilla Gómez

 

A una semana de los comicios para que el pueblo nuevamente elija sus representantes a gobernaciones, asambleas departamentales, alcaldías, concejos distritales y municipales, y ediles, la última encuesta en Bogotá, realizada por Tecnología & Servicios Electorales (T&SE), muestra un empate técnico entre los candidatos a la Alcaldía de la capital Carlos Fernando Galán y Claudia López.

Galán aparece con el 22,3 % y López con el 22,1 %. El voto en blanco figura con un no despreciable 15,9 % en la intención de voto. La firma encuestadora señala que:

“La definición que tome un alto porcentaje de ciudadanos que hoy dicen preferir el voto en blanco puede ser clave para los comicios del 27 de octubre. Según el análisis de T&SE, un importante número de ciudadanos que están en esta franja podrían tomar una decisión la próxima semana, por lo cual, las cuatro candidaturas tienen opción matemática de ganar”.

Si todavía tiene alguna duda para decidirse por algún candidato, tenga en cuenta que, para el segundo cargo más importante del país, hay un aspirante que cuenta con el apoyo del Centro Democrático, el Partido Liberal, el Partido Conservador y las iglesias cristianas de la ciudad; fue secretario de Gobierno de la administración Peñalosa y garantiza la absoluta continuidad a esa nefasta gestión distrital. En ese orden de ideas, representa lo más retrógrado de la política colombiana.

El autodenominado “independiente” por el movimiento “Bogotá para la gente”, Carlos Fernando Galán, hijo ilustre de Cambio Radical, le recuerda a uno la forma en la que se presentó como candidato presidencial su antiguo líder Germán Vargas Lleras, para evitar el lastre de la historia oprobiosa de ese partido en materia de corrupción.

Hasta donde se sabe, su salida de la colectividad y renuncia a la curul en el Senado de la República no obedeció a una resistencia a esa trayectoria corrupta de la agrupación a la que pertenecía, sino como consecuencia del apoyo de esta a la candidatura de Iván Duque para la segunda vuelta.

Adicionalmente, nadie olvida que apoyó a Enrique Peñalosa y lo sigue la sombra de las presuntas irregularidades del contrato que le adjudicó TransMilenio S. A., al Consorcio UGC-Escuela Galán, en plena época electoral.

A la candidata de la coalición de la Alianza Verde, el Polo Democrático, Bogotá Viva y el Movimiento Ciudadano Activistas, Claudia López, se le reprocha incoherencia por su cercanía con Enrique Peñalosa. Fue funcionaria de su primera administración y lo apoyó en sus aspiraciones presidenciales.

No obstante, en honor a la verdad, debe decirse que no lo acompañó como candidato a la alcaldía para las elecciones de 2015, comicios en los que ella y su partido apoyaron a Rafael Pardo.

Tampoco se le conoce ningún hecho de corrupción, trapisonda o situación oscura en su trayectoria política y personal. Se le critica que en la campaña se haya hecho más énfasis en su carácter fuerte e imagen.

Por último, el candidato de la coalición Colombia Humana, UP y Mais, viene de una decisión no consensuada, según se sabe, impuesta por Gustavo Petro, que fracturó internamente su movimiento, ante el rechazo de la candidatura por gran parte de las mujeres de la agrupación.

Esto último como consecuencia de las denuncias por violencia intrafamiliar que hizo la expareja del aspirante en su contra. Por esa razón y otras más, últimamente se conoció la adhesión de Ángela María Robledo y María Mercedes Maldonado, antiguas militantes del movimiento petrista, a la candidata de los verdes.

La determinación impuesta por Petro deja entrever un talante autoritario, muy parecido al que se desarrolla en el otro extremo del escenario político, cuando el que toma las decisiones es el personaje innombrable, que solo tiene súbditos sin la posibilidad de controvertirlas o discutirlas, en un partido de corte monárquico absolutista.

Lo grave de todo el asunto es que la esperanza de la izquierda se sigue desvaneciendo poco a poco, más cuando se deja sin voz a las mujeres, independientemente de la realidad o no de las acusaciones contra el candidato y de los ataques y persecuciones mediáticas por esos hechos, que obviamente pueden tener fines políticos, ante el miedo al cambio. ¡Una lástima!

Pues bien, esta es parte de la historia para que tome su decisión. Y no olvide tener en cuenta, en primer lugar, las propuestas y programas de gobierno. Amigo ciudadano, de usted depende el futuro de Bogotá.

Apéndice: De quienes les ofrecen tamal, ladrillo, cemento, teja o cincuenta mil pesitos por el voto, no esperen nada. En razón de la contraprestación ilícita por el favor electoral, esos candidatos o candidatas jamás atenderán las necesidades de su comunidad.

No continúe premiando la corrupción. Castíguela con su voto.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hernando Bonilla Gómez
Abogado egresado de la Universidad Libre, especialista en Derecho Constitucional y litigante independiente.