La misoginia y superficialidad de Salud Hernández en Semana

Preguntarnos si un niño en armas es una víctima o un asesino, es como preguntarnos si los menores que venden dulces en los buses están siendo explotados o son pequeños empresarios.

Opina - Medios

2019-12-30

La misoginia y superficialidad de Salud Hernández en Semana

Columnista: Ian Schnaida

 

Decir que es periodismo lo que hace Salud Hernández es una ofensa a la bella profesión que nació para defender la verdad y hacerla conocer, mas no para servir como máquina propagandística, difusora de desinformación. 

Fuimos muchos quienes quedamos consternados ante la vil masacre donde asesinaron a más de una docena de niños y niñas que habían sido reclutados por desertores de las FARC. Un hecho que muchos políticos y líderes del uribismo y la extrema derecha buscaron justificar a como diera lugar, y la tarea continúa. 

La llegada de Vicky Dávila, Salud Hernández y Luis Carlos Vélez a importantes secciones de la Revista Semana, no ha hecho más que terminar de desfigurar la imagen que muchos colombianos tenían de este medio. 

Y eso, debido más que nada, porque su acercamiento a los temas es primordialmente visceral y tendencioso, en vez de informativo o analítico.

Así pues, Salud Hernández se fue al Caquetá a ‘dimensionar el problema’, como fue vendido por Semana, pero en realidad lo que hizo fue recopilar de manera superficial la realidad y sazonarlo con posturas carentes de cualquier profundidad que indagara en las causas de un panorama que se nos hizo paisaje en el país. 

Para empezar, está la pregunta: «¿Niños que matan o víctimas inocentes?», junto a las fotografías de 3 menores armados. A decir verdad, estas dos preguntas no son extremos posibles, sino que coexisten. 

Es difícil encontrar niños que vayan por voluntad propia a la guerra. Partiendo de que en esa edad la voluntad, la capacidad y el consentimiento son conceptos jurídicos en los cuales se establecen diferencias, dejando claro que los menores son incapaces absolutos ante la ley. Ergo, no cuenta su voluntad o disposición para empuñar un arma o dispararla ante las órdenes de adultos. 

Los ‘niños que matan’ son precisamente víctimas inocentes. Y no es necesario un doctorado en derecho para saberlo. 

Salud Hernández expone en su «investigación» que «muchas mujeres buscan marido para que las mantengan y un guerrillero con mando que las enamora resulta buen partido». No es un argumento, es una falacia por generalización precipitada, pues concluye estas barrabasadas sin mayores datos al respecto. 

La periodista-periodista, al parecer, estuvo en el Caquetá fue para revictimizar a los menores víctimas del conflicto y del Estado mismo, quien los ha dejado sin protección aún ante el llamado de las autoridades, como fue el caso de los mejores bombardeados, cuya presencia fue advertida por la Personería. 

El resultado de su visita es un amasijo de lugares comunes del imaginario ultraderechista. Una visión misógina, podrida, tergiversadora, especulativa, generalizadora, centrista, mezquina, maliciosa, colonial y tóxica. Algo que dista mucho del periodismo. 

Tras 6 décadas de conflicto armado interno, preguntarnos si un niño en armas es una víctima o un asesino, es como preguntarnos si los menores que venden dulces en los buses están siendo explotados o son pequeños empresarios. Una barbaridad que no conoce de humanidad alguna. 

 

 

( 16 ) Comentarios

  1. La señora Hernández, una chapetona más a ser enviada a su madre patria.

  2. ReplyHugo de jesus giraldo l.

    No se pero a mi salud hernandez deduzco que es una reportera que no es carimastica por su rostro,edad, y su forma tajante y dictatorial de decir las cosas, porque nos enseñamos a las caras bonitas, amables y sonrientes y entonces esa empatia con el alma, la mente y el cuerpo nos enceguese la objecion de la reailidad en pocas palabras no le luce lo que expresa por su encuadre de su rostro y lexico que no es moldeado estilo democracia pero fiel a un partido que tenga laa mayorias a su favor expresas las cosas como si ella fuera la gobernante; con alma,vida,corazon y sombrero personalmente me gusta
    su periodismo y un presidente debia ser al estilo de ella sin pensar tanto en sus electores hacer lo correcto porque tener contento a todo mundo a la vez es imposible, en este pais como en los medios de comunicasion necesitamos personas que se la jueguen con la verdad, honestidad,justicia asi les toque morirse, porque tienen que ser muy valientes para tomar algunas determinaciones porque en algunas le va tocar decir.el Presidente soy yo Carajo y punto.

  3. No he leído la columna de salud porque me enferma, pero me guío por su análisis juicioso y serio sobre la columna de esa señora , no sé si sentir rabia o asco por la facilidad con que puede hacer una pregunta cómo esa. Los menores siempre fueron son y serán víctimas del entorno, de ésta sociedad de éste y muchos gobiernos, del Estado como tal por su ceguera, por su silencio cómplice, por permitir que casos como éste sucedan.
    Por esa razón y muchas más.
    Y si esa será la causa para el fin de Semana bienvenido el fin de Semana. Nuestro veto no puede hacerse esperar.

  4. ReplyMaría Leonor López

    Tengo la suscripción a la revista Semana y he sentido el creciente deterioro con estos nuevos periodistas que en términos generales, presentan las mismas características: falta de objetividad,extremo derechistas y mediocres en su trabajo a pesar de sus esfuerzos… La revista se salva por M.J. Duzan, Daniel Coronel, Antonio Caballero y Daniel Samper…. De resto, la revista se parece más a un pasquín de peluquería. No voy a renovar mi suscripción…,

  5. ReplyJosé H. Saldarriaga

    Pareciera que las apreciaciones de la señora Salud estuvieran inspiradas en manuales de Francisco Franco. ! Qué susto! Los niños sólo tienen derechos fundamentales y, ente ellos, no se encuentra el ir a la guerra que hacen los adultos.

  6. ReplyEmiliana Taborda

    Será salud Hernandez la única periodista que podemos vetar? No creo, el periodismo hoy dejo de ser digno, muchos no son más que unos patanes pagados por los políticos corruptos para denigrar y acabar con un país de por sí muy maltratado, no nombró esos periodistas vendidos al mejor postor pero todos los conocemos, lastima de una profesión tan digna y brillante en épocas pasadas

  7. He visto con desagrado las posiciones parcializadas y simplonas de Salud Hernández y me ha sorprendido pues al menos la tenía por sería. Respecto de Vicky Dávila y Luis Carlos Vélez, es claro que lo que hacen no es periodismo, sino una expresión de sumisión y entrega al poder y en especial al partido de Gobierno, que resulta especialmente repugnante. Es una tragedia que este tipo de personas sean «mediadores de la verdad» en un País que como Colombia necesita conocerla y no que lo engañen burdamente.

  8. Una simplesa: los niños solo lo son por 6 u 8 años, trabajar por ellos no da espera. En cualquier lado del arma es victima. Colombia esta lleno de adultos a los que les robaron la infancia, y se quejan de una sociedad violenta. » trabajo desde los ocho años» manifiestan con orgullo; revisen con cuidado el afirmante de la frase, la mayor de las veces un ser con pocas herramientas para resolver conflictos emocionales.

  9. Con estos seudoperiodistas que han ingresado a la revista Semana se le augura un rotundo fracaso, por eso yo les digo a los colombianos «No más a la revista Semana «

  10. ReplyBernardo Rivera Ospina

    Por qué no te largas de Colombia. Eres una Bruja con una pluma lesiva para Nosotros. Vete a tu país si es que aquí no te conviene vivir. Fuera Furibista exhausta.

  11. ReplyJose maria mendivil

    Esta vieja decrépita, amargada y fascista, justifica todas ñas atrocidades cometidas por las FFMM obedeciendo las políticas impuestas por el expresidente más criminal de colombia.

    • ReplyDiana del Socorro Marin Arias

      Y asi podemos observar como en lugar de atacar un problema de raíz para proponer soluciones nos desgastamos en señalar, criticar, ajusticiar y sembrar mas division porque no mejor se realiza una investigación acerca de la dinámica social y familiar de estos niños, la realidad de estas comunidades para asi tener bases para dar una solución real o al menos no señalar. Algo tiene que tener este país enfermo para actuar de manera tan superficial e indiferente.

  12. Por que no realizamos uns firmaton para que de valla para su país y no vuelvo que entienda que no es persona trata en este.

  13. ReplyAlfonso C. Acosta Ortega

    Leo aquí que la mayoría se queja del contenido de esta revísta con los nuevos periodístas.
    Creo que la mejor queja que deberían tener es no volver a ver o leer esa revísta

    Yo la compraba hace como dos años pero dejé de leerla cuando se hizo más parcializada de lo que era y atacaba a los partidos alternativos.
    Ni los titulares veo.

  14. pensaba renovar….. pero llego la vicky…… y ahora con esta salud…….pa que!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ían Schnaida
Periodista de la UdeA / Fundador y Director de La Oreja Roja / Estratega de Redes Sociales y Asesor de Posicionamiento Digital.