La anti razón del uribismo (sátira de un movimiento totémico)

La figura de la maldad es representada por todo aquello que no es uribista. Quien no se revuelque en los miasmas de la recua uribista será tachado inmediatamente como aquella figura del mal que se debe acabar, para proteger los pulquérrimos valores que esta sociedad se ha concentrado en defender.

Opina - Política

2019-08-26

La anti razón del uribismo (sátira de un movimiento totémico)

Autor: Cristian Ardila

 

Es innegable que existen doctrinas, aún hoy en día, que apelan y se justifican en el carácter más básico y primario de las emociones o afectos (como diría Spinoza) que experimentamos los seres humanos. En esta “fundamentación” todo proceso mental de reflexión es degradado a su carácter ínfimo, casi inexistente.

Esto es el uribismo, un tipo de anti razón fundamentada en instintos primarios arquetípicos, carentes de toda reflexión y análisis crítico de la realidad.

Los “movimentarios” uribistas simplemente responden a su sentimentalismo pseudo patriótico. Carentes de toda capacidad, se refugian en la creencia ciega en un pseudo ideal, más aún, se aferran a creer en un tipo de tótem milagroso que funciona como efecto farmacológico frente a su insoportable ignorancia.

Y es que, si no es así, si no existe esta anti razón, casi endémica de este grupo social, ¿de qué otra forma explicar el movimiento de ignorancia colectiva y letárgica que es el uribismo? Para pertenecer a este movimiento de ciclotimia colectiva es necesario silenciar la voz de toda conciencia, caminar con la recua común de carcamales sin pensar, sin reflexionar, sin experimentar sentimientos elaborados más allá de los primitivos resentimiento, ira y benevolencia.

Los miasmas uribistas obtienen su destino perentorio en la adoración de la figura totémica y cuasi metafísica de su señor, figura de autoridad suprema que busca imponer su voluntad sobre todos aquellos que son considerados diferentes, malvados, comunistas, mamertos…

La figura de la maldad es representada por todo aquello que no es uribista. Quien no se revuelque en los miasmas de la recua uribista será tachado inmediatamente como aquella figura del mal que se debe acabar, para proteger los pulquérrimos valores que esta sociedad se ha concentrado en defender.

¿La sinrazón uribista en verdad defiende algo, en verdad tiene un ideal o proyecto político? la élite uribista por supuesto que lo tiene: un proyecto político basado en el autoritarismo, la desigualdad, la violación de la dignidad humana en pro de la mantención de un status quo conveniente para mantener la impunidad como política de Estado.

Pero… ¿y los uribistas de calle, que simplemente salen a votar cada 4 años por su señor? Carecen de proyecto o ideal, simplemente han sido víctimas de un proyecto populista, demagogo y eufemístico que se concentra en las conciencias más frágiles para mantenerse a flote.

 

¿Qué hacer?

Fomentar la educación, el debate, la ciencia, el pensamiento racional y crítico, impedir a toda costa que más personas se unan a los movimentarios del uribismo, que su cerebro sea lavado irremediablemente.

La educación pública en todos sus ámbitos, los estudiantes críticos, los intelectuales y científicos conscientes, etc., todos ellos aterran al uribismo, y si existe este movimiento de anti razón, también puede existir aquello que permita desestructurar el status quo reinante, en pro de una sociedad más justa donde no seamos pisoteados por la gran cantidad de jumentos que se abalanzan contra nosotros.

 

 

 

( 3 ) Comentarios

  1. ReplyPatricia H Cárdenas M

    Muy buen contenido , quienes lo vemos así deberíamos ser ese contrapeso . Para salir de una es y por todas de esta desafortunada mentalidad

  2. Replyguillermo castellanos

    Nota mas que real

  3. ReplyHéctor Zamora Burbano

    Excelente reflexionar con lecturas cómo está, invitan a pensar que estamos en buen camino.

Responder a Héctor Zamora Burbano Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cristian Ardila