Iván Duque, el párvulo

Al desacertado manejo dado a la emergencia asociada al COVID-19, se suman los amotinamientos en 13 cárceles del país que dejan 23 muertos y 82 heridos.

Opina - Política

2020-03-23

Iván Duque, el párvulo

Columnista:

Germán Ayala Osorio

 

La emergencia sanitaria tomó a Colombia con el débil liderazgo de Iván Duque Márquez. Presionado por las circunstancias y por los llamados de sectores académicos y políticos, quien funge hoy como jefe de Estado, tomó decisiones que podrán ser consideradas tardías, si la situación médica y sanitaria se agrava.

La demora en el cierre de las fronteras y en particular, la aérea, permitió reconocer y advertir en Duque su pequeñez como ciudadano y político, su inexperiencia para tomar decisiones prontas y arriesgadas, y un talante autoritario que lo acercó a su mentor, el expresidente Álvaro Uribe Vélez. Poner en la Casa de Nariño a quien en su vida jamás administró un ente territorial no solo es y será el mayor error político del propietario del Centro Democrático (es una microempresa electoral, y no un partido), sino que es la expresión del poder, tan incontrastable, como dañino, que concentra el banquero Sarmiento Angulo.

Y ante el débil o casi nulo liderazgo, obstinación e incapacidad para adoptar medidas, varios alcaldes y gobernadores se le adelantaron al Gobierno Nacional y tomaron decisiones jurisdiccionales en el marco de la autonomía territorial; esas medidas y decisiones de los gobernantes locales y regionales terminaron por confrontarlo, hasta el punto que, de manera abrupta, Duque emite el Decreto 418 del 18 de marzo de 2020, en el que se lee:

“1La dirección del orden público con el objeto de prevenir y controlar propagación del COVID-19 en el territorio y mitigar sus efectos, en el marco de la emergencia sanitaria por causa del coronavirus COVID-19, estará en cabeza del presidente de la República.

2. Aplicación de las instrucciones en materia de orden público del presidente de la República. Las instrucciones, actos y órdenes del presidente de la República en materia de orden público, en el marco de la emergencia sanitaria por causa del coronavirus COVID-19 se aplicarán de manera inmediata y preferente sobre las disposiciones de gobernadores y alcaldes. Las instrucciones, los actos y órdenes de los gobernadores se aplicarán de igual manera y con los mismos efectos en relación con los de los alcaldes.

Y 4. Sanciones. Los gobernadores y alcaldes distritales y municipales que omitan el cumplimiento de los dispuesto en este Decreto, serán sujetos a las sanciones a que haya lugar”.  

Al tono desafiante del Decreto se suman dos elementos: el primero, que el presidente asumió el manejo de la emergencia sanitaria y médica como un problema de orden público, cuando lo que se le estaba pidiendo, desde varios sectores, era que reaccionara de manera rápida ante la inminente llegada del coronavirus al país por los principales aeropuertos, debido a la llegada de extranjeros y de colombianos que tuvieron contacto con ciudadanos europeos o asiáticos contagiados o portadores asintomáticos del COVID-19; y el segundo, la previa reacción de la señora ministra del Interior, Alicia Arango, quien desestimó los riesgos de la pandemia. El fino y, al parecer eterno fusible de Uribe, señaló: “No se pueden cerrar las ciudades y menos donde no ha llegado el virus”.

Dentro de las decisiones que molestaron al Gobierno de Duque se destacan las adoptadas por la gobernadora del Valle del Cauca, en coordinación con el alcalde de la capital. Los toques de queda anunciados por estos dos mandatarios y que por unas horas perdieron viabilidad jurídica, hoy se reconocen como medidas legítimas, social y políticamente.

Eso sí, días atrás el excandidato a la Presidencia, Gustavo Francisco Petro Urrego, recomendaba la adopción de esas medidas, como de otras, como por ejemplo, el cierre total del sistema de TransMilenio, por las evidentes aglomeraciones en las estaciones de pasajeros, de un ya colapsado sistema de transporte masivo.

Mientras el sistema de salud trata de responder, en las condiciones propias en las que funciona, son varias las medidas que se le vienen exigiendo y proponiendo a Duque Márquez para que adopte. Entre estas, concertar con la banca privada el congelamiento de deudas para empresas y particulares ante un cese generalizado de la producción.

Al desacertado manejo dado a la emergencia sanitaria y médica asociada al COVID-19, se suman los amotinamientos en 13 cárceles del país. En la reacción de la Fuerza Pública y los agentes del INPEC, el saldo de las acciones de presos amotinados y personal uniformado habla de 23 muertos y 82 heridos. Que los amotinamientos fueron fruto de una coordinación entre presos, confirma, de un lado, que el Gobierno no estimó adelantarse a tomar medidas en estos centros carcelarios que exhiben hacinamientos de más del 100 % y, del otro lado, que la coordinación vía celular, es la prueba fehaciente de que el INPEC, de tiempo atrás, es una rueda suelta (de la corrupción), a la que nadie parece interesado en ponerle frenos o límites. Y claro, se suma a lo anterior, una equivocada política criminal.

Una vez superada la pandemia del coronavirus, se esperan cambios culturales profundos en los actuales procesos civilizatorios, incluidos, por supuesto, en el que estamos insertos en Colombia. Quizás resulte más fácil para otras sociedades asumir esos cambios, por cuanto no tienen esos niveles de inmoralidad que tenemos en este país.

 

( 10 ) Comentarios

  1. muy acertado lo escrito , la falta de liderazgo es fatal para nuestro pais la tardia toma de desiciones , ojala esto no se vea reflejado en el crecimiento y la expansión de este
    mortal virus

  2. Esta clase de periodismo NO construye, destruye. Porque mas bien no investigan de donde viene ese movimiento tan sincronizado desde las carceles ? No quieren saber quien o mas bien quienes estan detras de eso ?? En esta crisis, necesitamos unidad en Colombia, no seguir polarizando y criticando al gobierno que hasta el momento lo esta haciendo muy bien.

  3. En el peor momento del país, nos tocó el peor presidente,el avión fallando y el piloto un idiota

    • Y el poco combustible que le queda lo están gastando en dar vueltas inútiles que no son la solución.
      Vamos en picada.

  4. Catre hijos de puta dejen trabajar. la mama que los parió debe estar arrepentida de haberlos parido hijos de puta. Izquierdistas estropicios de zulla.

  5. En lugar de criticar diga cual es la solución ya y usted presume tenerla y poseer liderazgo, No es momento de critica todos estamos en esto. esto es oportunismo y amarillismo

  6. QUE RARO, COLOMBIA OCUPA EL PRIMER LUGAR EN REACCIONAR CONTRA LA PANDEMIA DEL CORONA VIRUS Y USTED, PERIODISTA DESINFORMADOR, SALE A CRITICAR EL ACERTADO MANEJO QUE HA TENIDO EL PRESIDENTE DUQUE , QUE ESTÚPIDO MAMERTO ES USTED, DEVUELVA EL TÍTULO QUE NO LE QUEDA

  7. ES MUY FACIL CRITICAR DESDE EL SOFÁ.
    NO HAN PODIDO SUPERAR LA DERROTA DE URIBE.
    MUY MAMERTA ESTA COLUMNA.
    SEA MÁS OBJETIVO QUE EN ESTE MOMENTO LO QUE NECESITA EL PAÍS ES OBJETIVIDAD Y SOLIDARIDAD.

  8. Que tristeza de comentario, como se ve el sesgo de su información, si lo sabes todo por qué no te lanzas de presidente. Criticar y destruir es muy fácil, gerencial y construir es imposible para personas como ud

  9. Indudablemente , que personajes como usted y sus allegados no se han dado cuenta que la campaña a la presidencia se terminó hace rato y que ganó Iván Duque.
    Sabido quien manda, nuestro deber, es aceptar las recomendaciones que disponga el gobierno con la orientación de los que saben de la salud. Y ustedes. Que son los que todo lo saben. Qué aportan?.
    Solo dicen, que todo está mal. Pues, bien. Por favor, díganle al gobierno cuál es la solución. Antes que se los lleven para Italia y España a esprimirles sus prodigiosos cerebros, y les solucionen la vida a los Europeos, con sus sabios aportes, como los expresados en esta columna.
    Por favor no dejen a la deriva éste país, pues mentes tan brillantes no se pueden fugar.
    Un abrazo y feliz viaje a Europa, allá los reclaman.

Responder a Gladys Ferro Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Germán Ayala Osorio
Docente Universitario. Comunicador Social y Politólogo. Estudiante del doctorado en Regiones Sostenibles de la Universidad Autónoma de Occidente.