Gobierno Duque hace un Robin Hood al revés con el Decreto 444

Todo parece indicar que al Gobierno del Centro Democrático lo que le interesa es beneficiar a los banqueros que lo financiaron en campaña. ¿Y la ciudadanía?

Opina - Política

2020-03-24

Gobierno Duque hace un Robin Hood al revés con el Decreto 444

Columnista:

Ían Schnaida

 

Los bancos en Colombia obtuvieron ganancias por más de 33 billones de pesos en los últimos dos años. Además, tendrán exenciones tributarias este 2020 por más de $4.9 billones, aún cuando son uno de los sectores que más crece en el país y que, dicho sea de paso, no necesita más beneficios, pues lo han consentido tanto que el impuesto temporal del 4 x 1000 ya tiene más de 20 años. ¿Cuándo ha ahorrado usted en estas dos décadas?

Lo que hace el Gobierno Duque al tomarse prestado el 80 % del dinero del Fonpet (Fondo de Pensiones Territoriales) para ‘salvar’ bancos y entidades privadas es un abuso mayúsculo. Es retirarle dineros ahorrados a los territorios, a la población más vulnerable, para dárselos a aquellos ‘pequeños’ banqueros que tienen fortunas por encima del billón de pesos. ¿Acaso no se deberían blindar las entidades territoriales y garantizar la liquidez para que alcaldías y gobernaciones puedan destinar más recursos al sector salud y, por esa vía, hacerle frente a la pandemia del coronavirus?

 

De lo absurdo a lo innecesario

A través del Decreto 444, el Gobierno creó el Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), en cabeza del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla. Sí, el mismo que endeudó hasta las cejas a diferentes municipios del país con los supuestos Bonos del agua que tienen aún en aprietos a 117 gobiernos locales que hoy tienen más que comprometidas sus finanzas públicas y, por ende, el bienestar de sus pobladores.

Es indispensable apuntar que la creación de dicho fondo es innecesaria. Incluso sospechosa. ¿Por qué no hicieron uso del Fondo Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres, que se creó en la Ley 1523 del 2012? Ah sí, porque este fondo es para atender emergencias de este tipo, no para girarle plata a los bancos que, en últimas, fueron grandes financiadores de la campaña del Centro Democrático a la Presidencia. No olvidemos que el Grupo Aval, propiedad de Sarmiento Angulo (el enlodado empresario que salió campante del escándalo de Odebrecht), financió más del 66 % de la campaña de Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, bajo la bendición y auspicio de Álvaro Uribe Vélez. 

¿Ya le empiezan a ver la lógica al decreto firmado por el presidente? 

El Gobierno también se toma prestados los recursos del FAE (Fondo de Ahorro y Estabilización de Regalías) y autoriza al Fondo de Reserva para la Estabilización de la Cartera Hipotecaria (FRECH), para que reciba créditos de cartera de consumo comercial y leasing financiero. 

Es decir, el Gobierno Nacional prioriza la mitigación del daño económico a los banqueros, mientras los alcaldes y gobernadores están viendo cómo salvan vidas, cómo garantizan arriendo y servicios públicos, y cómo aseguran la alimentación de la gente en cuarentena. 

¿Acaso no es este el momento para que los bancos le devuelvan a la ciudadanía algo de lo que les hemos dado por décadas? No olvidemos que los bancos, en últimas, trabajan y crecen gracias al capital y a los onerosos impuestos que les damos como sociedad. Recordemos que hemos destinado recursos del pueblo, previamente, para salvarlos de sus crisis. Grabémonos también, de aquí en adelante, los nombres, partidos y amigos de quiénes llegan al poder para beneficio de los multimillonarios del país y no del pueblo, como tanto pregonan. 

La pandemia por coronavirus, como cualquier crisis, está poniendo al descubierto el talante de nuestros gobernantes. Aquí estamos viendo a quiénes les interesa cuidar a la ciudadanía y quienes solo trabajan para que grandes chequeras le den su palmadita en la espalda y, claro, los financien en otras campañas. 

Estamos viviendo un ciclo enfermizo. Yo te financio, tú ganas y gobiernas para mi beneficio. Luego te financio a quien me digas, ganas en cuerpo ajeno, los beneficias en cuerpo ajeno y así cada cuatro años. 

Solo una ciudadanía libre, informada y empoderada puede lograr vencer este esquema; pero no es fácil cuando también tienen en su bolsillo a importantes medios de comunicación y a decenas de personas que se dicen llamar periodistas. Solo a través del voto podremos cambiar esto. Usted decide si renuncia a los pesos que le dan en cada jornada electoral y, a cambio, elige gobernantes que mejoren la calidad de vida del pueblo, no que le sumen dinero a quien ya no tiene forma de gastar lo que ha reunido su codicia. 

Finalmente quiero señalar que tanto la Corte Constitucional como el Congreso de la República tienen la potestad para reversar este decreto tan dañino. La Constitución en su artículo 215 brinda facultades para tal fin. Resta esperar y exigir. Y dejo claro que este decreto bien usado podría ser muy positivo en medio de la crisis; pero como el uribismo nos tiene tan acostumbrados a pensar mal y acertar, más vale estar atentos. Insisto, con buenas intenciones hubieran usado el fondo que ya existe para estos casos. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ían Schnaida
Periodista de la UdeA / Fundador y Director de La Oreja Roja / Estratega de Redes Sociales y Asesor de Posicionamiento Digital.