Los altares de la memoria no están en cuarentena

La desaparición forzada no es una historia del pasado en Colombia, es una realidad que seguimos padeciendo en el hoy.

Infórmate - Conflicto

2020-05-28

Los altares de la memoria no están en cuarentena

Autor:

Ían Schnaida

 

Estamos confinados; pero no estamos completos. A esta hora, como en cualquier día, son incontables las familias que esperan el regreso de sus seres queridos. Algunos aún guardan la esperanza de encontrarlos con vida, de que una mañana en medio del chocolate y los huevos aparezca por la puerta, bastante cambiado, ese ser que han tenido presente en el corazón desde el momento en el que les fue arrebatado el abrazo cálido de su hijo o el beso sincero de alguno de sus padres.

Más de dos décadas han pasado para muchas de estas familias que, desde cada rincón de Colombia, han llorado la impotencia de verse abandonadas por el Estado en su lucha por la verdad y el retorno de sus desaparecidos. Algunas no esperan más que los restos de sus hijos, hermanos y esposos, pues anhelan que tras darles una sepultura digna, también ellas podrán descansar un poco, ya que la incertidumbre es un terreno inestable y peligroso para avanzar en la reconciliación y la construcción de paz y de nuevos caminos. 

Cada año, desde 1995, las víctimas del país se toman la última semana de mayo para honrar a quienes siguen echando en falta para sentirse llenos. Es el marco de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, donde tradicionalmente se le rinde homenaje a las víctimas de este crimen que continúa más vivo e impune que nunca.

Es así como han fabricado y protegido las galerías de la memoria, una instalación colectiva, pública e itinerante de objetos del recuerdo, en cuya elaboración participan los familiares, colegas y amigos de personas que han sido víctimas de la violencia política y social en Colombia, según narra el Movice, Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado. 

Este año el homenaje no podía faltar, de modo que las familias y organizaciones de víctimas se dieron a la tarea de crear nuevos altares o galerías de la memoria, esta vez en casa de cada uno, sirviendo también como antesala al resurgimiento de la campaña ‘¿Dónde están?’, que busca la ratificación plena del Comité contra las desapariciones forzadas de Naciones Unidas. Recordemos que hace algunos años Colombia suscribió un tratado para comprometerse con este flagelo; pero no firmó dos artículos claves (30, 31), que habilitan al país para recibir ayuda de la ONU en materia de búsqueda de personas dadas por desaparecidas, ya sea ayuda de tipo económico, científico o de personal experto. Y se hace más vital que nunca recibir todo apoyo externo posible ante el desinterés gubernamental en el avance de estas investigaciones, como es prueba la propia Escombrera de la Comuna 13 de Medellín.

 

Aquí la galería con algunas de sus historias:

Luis Javier Laverde: desaparecido el 9 de diciembre de 2008 en la Comuna 13 de Medellín.

Cuando su esposa Luz Elena Galeano fue a presentar la denuncia argumentó que lo habían desaparecido paramilitares (esto le habían indicado algunos testigos), pero quienes recibieron la denuncia le contestaron que no era posible, ya que los paramilitares se habían desmovilizado en el 2002. En la actualidad la Unidad de Víctimas le ha reconocido hechos victimizantes como desplazamiento y amenazas, pero no por desaparición forzada. Es vocera del Grupo Mujeres Caminando por la Verdad, desde allí sigue luchando por encontrar a su eterno amor.

 

Hernando de Jesús Castaño Castaño: desaparecido el 9 de julio de 1996 en El Carmen de Viboral, Ant. 

 

Carol Vanesa Restrepo: desaparecida el 25 de octubre de 2002 en la Comuna 13 de Medellín.

Carol fue desaparecida junto a dos amigos a pocos días de realizada la Operación Orión, desde ese día su familia no sabe nada. Su madre, Margarita Restrepo, aún guarda parte de su ropa, y otros elementos. Le ha escrito canciones y poemas para hacer memoria.

Juan Carlos Gallego Hernández: desaparecido el 7 de julio de 1996 en El Carmen de Viboral, Ant. 

 

Hermey Mejía Gómez: desaparecido en diciembre de 2002 en la Comuna 13 de Medellín.

Al momento de su desaparición tenía un hijo y su actual compañera estaba embarazada. Los hijos de Hermey en la actualidad tienen 18 y 17 años, viven en Medellín.

 

Guillermo León Jiménez: desaparecido el 14 de junio de 2002 en la Comuna 13 de Medellín.

Su hermana actualmente es vocera de Mujeres Caminando por la Verdad, desde allí ha emprendido una lucha constante por encontrarle.

 

Octavio de Jesús Gallego Hernández: desaparecido el 9 de julio de 1996 en El Carmen de Viboral, Ant. 

 

Rosa Edelmira Vergara Martínez: desaparecida el 30 de enero de 1993 en Cáceres, Antioquia.

Jhonairo Alexánder Vergara Urango: desaparecido el 12 de enero de 2001 en Caucasia, Antioquia.

En su familia también se presentaron los hechos de ejecuciones extrajudiciales de dos de sus miembros.

 

Jhon Fredy Jaramillo Gómez: desaparecido el 28 de diciembre de 2006 en la Comuna 13 de Medellín.

 

Jorge Enrique Soto Gallo: desaparecido el 15 de julio de 1985 en Bogotá.

Jorge hacía parte de la Unión Patriótica, es de las primeras víctimas de desaparición de este grupo político. Su hermana Martha Soto actualmente es la secretaria técnica del Capítulo Antioquia del Movice. Desde allí desarrolla su lucha por encontrarle. El padre de Jorge murió sin saber qué pasó con su hijo, sin conocer la verdad.

 

Ramiro de Jesús Parra: desaparecido el 30 de marzo de 1984 en Santander. Su esposa actualmente vive en Medellín, hizo parte de la Unión Patriótica y desde el Movice, continúa en búsqueda de la verdad de estos hechos.

Édgar Valencia Chaverra: desaparecido el 22 de diciembre de 2003 en Arauca.

 

José Robeiro Pérez Botero: desaparecido el 25 de febrero de 2003 en el barrio 20 de Julio de la Comuna 13 de Medellín.

 

Cristian Esteban Garzón: desaparecido el 24 de octubre del 2001 en la Comuna 13 de Medellín.

 

Carlos Mario Pérez: desaparecido en la Comuna 13 de Medellín.

 

José Aldemar Panesso: desaparecido el 5 de febrero de 2002 en el barrio El Corazón en la Comuna 13 de Medellín. Su cuerpo fue encontrado hace unos meses en el municipio de San Vicente en el Oriente antioqueño.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ían Schnaida
Periodista de la UdeA / Fundador y Director de La Oreja Roja / Estratega de Redes Sociales y Asesor de Posicionamiento Digital.