Estamos matando a las generaciones futuras

Celebramos el encierro y tener cielos más azules; pero, ¿y qué pasa con los crecientes desperdicios causados ​​por el virus, que ya se encuentran en el océano por montones?

Opina - Ambiente

2020-07-23

Estamos matando a las generaciones futuras

Columnista:

Cristina Barbosa Sabagh

 

La COVID-19 no solo está destruyendo economías, elevando el desempleo, atentando contra la educación y, sin lugar a dudas, tomando vidas, sino que también está contribuyendo al asesinato del planeta. Mientras todos estábamos encerrados en nuestras casas para protegernos del terrible virus, el planeta se estaba recuperando de años de su propia enfermedad: el consumismo humano. Ya sea obligado o por voluntad propia, el confinamiento provocó una disminución de las emisiones. La gente estaba obligada a abstenerse de tomar vuelos, conducir, ir a un crucero y el planeta se estaba reconstruyendo temporalmente. Las redes sociales se vieron inundadas por imágenes desde Beijing hasta Los Ángeles en las que la gente tomó nota de cielos más azules, menos smog, océanos claros y animales que florecían en su hábitat natural.

Esto puede ser temporal, porque la acumulación de contaminación por gases de efecto invernadero continúa y las temperaturas globales siguen aumentando. Sin mencionar los desperdicios causados ​​por el virus. La organización francesa sin fines de lucro Opération Mer Propre, ha encontrado docenas de guantes, máscaras y botellas de desinfectante para manos bajo las olas del Mediterráneo. Esto es simplemente una advertencia de lo que podría llegar a ser, ya que millones en todo el mundo han recurrido a plásticos de un solo uso para combatir el coronavirus.

Las máscaras desechables han sido uno de los productos más buscados, incluso yo los usé. Si realmente pensamos en el producto, es seguro, es relativamente barato y cumple su propósito. ¿Por qué no comprarlos? Bueno, estas máscaras nunca desaparecen, no por cientos de años, para entonces ya nos hemos ido, y las generaciones futuras nuevamente se quedan a arreglar el desastre creado por las generaciones pasadas.

Para evitar el desperdicio, se han fabricado máscaras reutilizables. Estos artículos están construidos con tela. Al ser lavables, no se necesitan comprar nuevamente. Si estas máscaras no están disponibles, se pueden usar artículos domésticos comunes como bufandas, pañuelos y otras telas.

Antes de llegar a conclusiones y pensar que un paño simple no puede protegerte, sigue leyendo. El Dr. Scott Segal, presidente de anestesiología de Wake Forest Baptist Health, quien recientemente estudió máscaras caseras, dijo que una simple prueba de luz puede determinar si el tejido de un artículo es un candidato viable para una máscara. Si la luz pasa muy fácilmente a través de las fibras y casi las puedes ver, no es una buena tela. Si es un tejido más denso de material más grueso y la luz no lo atraviesa, es el material más óptimo. Hará lo mismo que una máscara desechable y al usarla no enfatizaremos más el suministro de máscaras médicas ni crearemos más desperdicio. 

Las máscaras desechables han comenzado a invadir el océano y actualmente flotan como medusas, así como guantes de látex esparcidos por los fondos marinos. Las máscaras quirúrgicas están hechas con telas no tejidas, incluidos plásticos como el polipropileno, que son materiales que no son reciclables ni biodegradables. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en single), afirma que a medida que el plástico gira en el agua, gran parte se descompone en pedazos pequeños, llamados microplásticos. El grupo de defensa ambiental sin fines de lucro Ocean Conservancy descubrió que muchas especies de peces consumen escombros de plástico, confundiéndolo como alimento real y estimó que al menos 600 especies diferentes de vida silvestre están amenazadas por la contaminación. Existe un riesgo inminente para la salud humana, ya que casi mil millones de personas de todo el mundo consumen mariscos como su principal fuente de proteínas y eso significa que están expuestos a ingerirlos. La cantidad de desechos está lejos de ser enorme, pero podría convertirse en un nuevo tipo de contaminación si no se hace nada.

Mientras que las corporaciones se están beneficiando de que arrojemos sus máscaras y compremos otras nuevas, la Tierra es propensa a un nuevo síntoma provocado por los humanos. La afirmación de que el equipo de protección personal de un solo uso está ayudando a mantener a las personas a salvo del coronavirus, es completamente cierta, pero no tiene en cuenta las repercusiones que estos productos tendrán en el planeta. Solo tenemos un planeta, es donde vivimos, donde vivirán nuestros hijos, nietos y futuras generaciones, ¿por qué hacerle más daño? Abogamos por soluciones para la crisis ambiental en curso, pero ¿por qué no evitar otro problema que contribuya a ello?

El plástico no es la respuesta, es una solución temporal, una vez que determinamos que ya no es útil, lo desechamos. La cosa es que nunca desaparece o al menos en un par de cientos de años. En cambio, invade nuestros océanos, ponemos en riesgo nuestras vidas y ¿para qué? Estas opciones están disponibles, y si somos capaces de comprar o usar una alternativa que no perjudique al medio ambiente, ¿por qué no hacerlo?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

María Cristina Barbosa Sabagh
Soy Maria Cristina Barbosa Sabagh, tengo 18 años y soy estudiante.