Electricaribe y nuestros dirigentes

Los colombianos de la Costa Norte estamos cansados y asfixiados con el sinnúmero de impuestos que le cargan a los contribuyentes, y más cuando se trata de una deuda ajena, de un desfalco descarado y con el que, prácticamente, nos han querido ver la cara de imbéciles.

Opina - Sociedad

2019-10-12

Electricaribe y nuestros dirigentes

Autor: Miguel Silvera Padilla

 

Como si se tratara de una buena noticia, y hablando del tema como un triunfo, nuestros legisladores en el Congreso, quienes han sido en parte los responsables, (y así lo reconocen), mencionan la gestión de la sobre tasa por kilovatio que tendrá que pagar la Región Caribe. Esta iniciativa fue impulsada a través del Plan Nacional de Desarrollo, propuesto por el Gobierno Nacional.

Lo que siempre me he preguntado es: ¿qué estamos pagando nosotros con Electricaribe y su ineficiente, pésimo y pobre servicio? Al igual que sucede con los senadores, que se les olvida que, a pesar de que estamos hablando de una de las zonas donde más se registran apagones en Colombia al año, aplican este tipo de gravámenes, en los que  el pueblo termina asumiendo la responsabilidad de unos recursos que se desviaron y ahora nadie responde.

Por ello, creo que la intervención del Defensor del Pueblo era pertinente y necesaria, por lo que esperamos pueda prosperar la tutela impuesta ante la Corte Constitucional en la que defiende el bolsillo de los habitantes de esta región.

El punto es que los responsables del desfalco de la empresa de energía son los que tienen que responder por los inconvenientes financieros que haya, y que las distintas autoridades se pongan los pantalones y tomen las medidas preventivas que beneficien y garanticen el servicio prestado a los miles de usuario que padecemos el auge de su mal manejo.

Los colombianos de la Costa Norte estamos cansados y asfixiados con el sinnúmero de impuestos que le cargan a los contribuyentes, y más cuando se trata de una deuda ajena, de un desfalco descarado y con el que, prácticamente, nos han querido ver la cara de imbéciles.

Ellos están creyendo que pueden pasar por encima de la gente las veces que se les venga en gana, sin que nadie les diga nada.

Lo peor de todo es el cinismo con el que socializan esta propuesta del aumento a los kilovatios, asumiendo que es la única salida, pues según el promedio nacional, esta es la zona de Colombia que menos paga por kilovatio-hora. No es razón válida para tal decisión.

Sería mejor que primero hicieran las inversiones y luego efectuaran el aumento que supuestamente se requiere.

Electricaribe en compañía del Gobierno y los que dicen representarnos en el Congreso, deben saber que no gozan del beneplácito de esta región, por lo tanto, deberían tener presente la desconfianza hacía a la compañía de energía y adicionalmente a los gobernantes, que de soluciones pocón pocón.

Por ello, es una falta de respeto que tengamos que asumir los costos de los malos manejos, a causa de la falta de intervención oportuna por parte del Estado y de nuestros dirigentes locales y nacionales.

Creo que va siendo hora de que, como ciudadanos, nos hagamos sentir y nos reusemos a este cobro, que ya está contemplado en el Plan Nacional de Desarrollo en el artículo 318.

Debo decir que Barranquilla en especial ha sido sometida a constantes cortes de energía, unos con previo aviso y otros muy repentinos, extensos y repetitivos, que por supuesto causan traumatismo en el diario vivir de la ciudadanía.

Nuestro mensaje es contundente, a otro ‘perro con ese hueso’, salgan a buscar los recursos por otro lado, porque platica, no hay.

 

 

Foto cortesía de: RCN Radio

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Miguel Silvera Padilla
Estudiante de comunicación social, barranquillero como el baile "arrebatao" creyente en Dios, el amor y sus ideas. Apasionado por los temas sociales y la política. Llevando siempre por delante la consigna en que primero es el Ser y después el deber Ser. Columnista de medios digitales.