El reto de combatir la desnutrición

Según cifras de la Unicef se cree que en los países en vías de desarrollo cerca de 200 millones de niños sufren de desnutrición crónica. El 80% de los niños con desnutrición crónica vive en 24 países.

Opina - Sociedad

2019-06-30

El reto de combatir la desnutrición

La niñez es la etapa más importante en la vida de un ser humano. Se dice que el cerebro humano se desarrolla en un 80 % en los primeros cinco años, es por esto que la prioridad de nuestras sociedades debe ser garantizar las condiciones para que la mayoría de los niños tengan una infancia saludable, en donde puedan desarrollarse física y mentalmente.

Uno de los pilares más importantes para el desarrollo adecuado de un niño es la nutrición. Una definición simple de nutrición es: el proceso mediante el cual un organismo vivo obtiene los nutrientes necesarios para la supervivencia.

En un mundo en el que se despilfarra la riqueza, en donde toneladas de alimentos van a parar a la basura, o son desechados para mantener altos los precios en los mercados, se podría creer que la mayoría de la población infantil posee acceso a recursos que le permitan nutrirse adecuadamente.

Lo cierto es que, si bien se ha avanzado mucho con respecto a años anteriores, según cifras de la Unicef se cree que en los países en vías de desarrollo cerca de 200 millones de niños sufren de desnutrición crónica.

Según cifras de la FAO en todo el mundo mil seiscientas millones de toneladas de alimentos son desperdiciadas , solo en Colombia la cifra ronda las nueve millones de toneladas al año.

El informe de UNICEF, presentado en el 2011, señala que un 90%, de los 200 millones, de esos niños con desnutrición vive en Asia y África, donde las tasas son muy elevadas: 40% en Asia y 36% en África.

El 80% de los niños con desnutrición crónica vive en 24 países […] un 13% de los niños menores de cinco años sufre de desnutrición aguda, y un 5% de ellos desnutrición aguda grave .

Estas cifras desalentadoras coexisten con las de la obesidad que crece tanto como la desnutrición. Según las naciones unidas la cifra de adultos, en 2016, que padecían de obesidad era de 104,7 millones , solo en Latinoamérica y el caribe.

Que haya 200 millones de niños con desnutrición crónica solo en los países en vías de desarrollo, sin duda, es una cifra escandalosa en el siglo en donde la humanidad ha alcanzado los mayores estándares de producción.

Combatir la desnutrición en el mundo es un reto que nuestra sociedad tiene el deber moral de asumir y, para lograrlo, debe ser consciente de las complejidades sociales que hacen posible que existan tan graves cifras.

Las causas de que gran cantidad de niños no puedan nutrirse adecuadamente nace de diversos escenarios: políticos como las guerras, la desigualdad social; económicos como las crisis financieras, el reparto colonial y neo-colonial del mundo; ambientales como las sequías intensas e incluso inundaciones que arruinan la producción de alimentos en algunas zonas.

Asumir el reto de combatir la desnutrición es también asumir el reto de construir un mundo más solidario y consciente.

Hay que entender, por ejemplo, que no basta tan solo con que a los hogares humildes llegue algo de comer, pues se requiere de una dieta balanceada con vitaminas, proteínas, carbohidratos y grasas para garantizar plenamente la nutrición.

Combatir la desnutrición implica que nuestros gobiernos orienten la economía hacia la inclusión de los marginados; que se construyan vías de acceso a poblaciones incomunicadas que muchas veces padecen escasez, debido a que, para transportar alimentos hasta allí, se necesita transitar por caminos imposibles de sortear.

Combatir la desnutrición exige que nos indignemos cuando un gobierno, sea cual sea, busque enriquecerse con el dinero destinado a los planes de alimentación escolar.

En conclusión, la desnutrición es un problema complejo que nos dice los niveles de desigualdad e inconsciencia de la sociedad que hemos creado, las cifras sobre niños y adultos con desnutrición en el mundo son una alarma que nos dice que estamos fracasando como civilización, que tal vez somos demasiado egoístas o incompetentes y que asumir el reto de combatirla es precisamente asumir el reto de combatir nuestros vicios, nuestro egoísmo, nuestras ansias de guerra, nuestra ambición y sobre todo nuestra indolencia.

 

 

Foto cortesía de: El Mundo

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Johnatan Cabria
Estudiante de literatura , defensor del medio ambiente y apasionado por la política.