El qué dirán

La verdad no podemos acusar a Pastrana de pederasta; pero lo que sí es cierto es que no lo invitaron a exorcizar la isla de Epstein.

Opina - Política

2019-09-15

El qué dirán

Autor: Martha Rangel

 

Me crié en el campamento de Acerías Paz del Río S.A., un conjunto de 220 casas, edificado exclusivamente para los empleados de la empresa. Recuerdo que era un verdadero paraíso montado sobre un infierno, ya que si usted era irremediablemente de malas y caía en la lengua de cuatro comadres que siempre recordaré, pues su vida simplemente se desgraciaba. Le caía encima lo que llamaban la segregación moral y automáticamente la pobre víctima era ignorada, vilipendiada y maltratada. 

Lo mejor que yo pude hacer, fue seguir a pie juntillas los consejos de mi papá que sabiamente resumía en tres premisas:

  • La mujer del César no solamente tiene que ser honesta, sino parecerlo.
  • Salude a todo el mundo y evite tocar temas políticos religiosos o íntimos, es decir, hable pura macumba.
  • Jamás se vaya a tomar un trago en alguna fiesta porque al otro día sale descuerada, o mejor dicho, le sacan los trapitos al sol.

Jamás pude tener un novio o una prestada de cachete con algún tipo porque fijo ya me había amancebado con el señor y, como dicen los campesinos boyacenses, si mi papá se entera me estructura.

Hoy simplemente estoy sorprendida con el actuar social de ciertos políticos que, no solamente se revuelcan de mala manera, sino que de ñapa firman libros negros de visita y se sacan fotos con los peorcitos del pueblo.

Al parecer, el cuento de fingir ser honesto simplemente no les va. Cuando Andrés Pastrana era presidente, se rumoraba acerca de un largo romance con María José Barraza y los ciudadanos nos aguantamos porque veníamos de soportar el escándalo del proceso 8000 y todavía estaba fresca en la mente de los colombianos las borracheras de Turbay Ayala, su famoso Estado de sitio y las múltiples torturas a las que estaban sometidos todos los comunistas de Colombia.

Lo que jamás imaginamos es que en los frecuentes viajes del presidente Pastrana consideró que para tumbar el régimen de Maduro, era necesario viajar en el jet privado del señor Jeffrey Epstein, y asistir a la isla privada (de los pedófilos) del millonario en las Bahamas, para después ir a templar en Cuba.

La verdad, no podemos acusar a Pastrana de pederasta; pero lo que sí es cierto es que no lo invitaron a exorcizar el sitio o a rezar un Tedeum, simplemente porque no es cura, diácono o acólito de ninguna iglesia de garaje.

Muy raro también es que el señor hubiese actuado como si nada, al pervertir sus sacros ojitos con todo lo que allí pudo ver. Tal vez por aquello de la diplomacia, decidió someterse pacientemente a todo tipo de aberraciones. La justicia inglesa nos dirá cómo es que sexualmente se comporta el señor.

Lo que sí es horroroso, por decir lo menos, es la manera como continuamente señala a los miembros del partido FARC de narcoterroristas y pederastas, cuando su pasado esconde aberracioncitas que avergüenzan y lo grita a voz en cuello, parado al pie del señor Uribe que antaño lo acusó de mafioso y paraco. La sal se corrompió y se fregó Zipaquirá.

¡Y qué decir del señor Guaidó! Menos mal, pensaba yo, que el tipo no es una incauta muchacha porque la hubiesen violado por lo menos unas 15 veces ¿A quién se le ocurre venir a Colombia por una trocha tan peligrosa en donde asesinan personas a diario, con unos señores que dicen ser amigos del senador Uribe, y tomarse fotos muy sonriente con ellos? Solo a un incauto o a un imbécil, de todas maneras el cuento y su declaración, no se la cree nadie. Amanecerá y veremos dijo el ciego, y amaneció y no vio nada. 

 

( 11 ) Comentarios

  1. ReplyMaría Consuelo Duarte

    Buen articulo, me gustó leerlo me reconozco en él. Esa es la sociedad pacata que padecemos. En mí encontrará un ferviente lector.
    Felicitaciones.

  2. Gracias Martha, haces buena pedagogía escribiendo, haber si nuestro pueblo despierta del letargo en que lo tiene la ignorancia política que tanto le conviene a los corruptos.

  3. Como siempre Martha nos dejas mucho en qué pensar, muchas preguntas sin responder que algún día el pueblo colombiano sabrá la respuesta, pues entre cielo y tierra nada se esconde.

    Felicitaciones Martica

    Un Abrazo

    Jhon J.

  4. Genial… es un artículo fresco y realista sobre nuestra triste y estólida percepción de la vida. Turbay, Gaviria, Pastrana, Uribe (2 veces) y el duque imbecilizado son la evidencia de la hediondez de Colombia, que elige un destino sin sentido donde impera el dolo, la corrupción y el narcoparamilitarismo que encierra todo tipo de vejámenes y crímenes.

  5. Crónica sobre el carácter pusilánime y en el fondo mafioso, de dos lacayos del imperio y al servicio de otro monstruo como D. Trump.
    Lo grave de todo es la condición de ignorancia política de las grandes masas de colombian@s. Ese estado, es lo que mantiene una situación compleja en el proceso de búsqueda de una real apertura democrática, no obstante ello, pasito a paso, vamos abriendo la brecha, y la alianza corrupta de los dos de arriba, coluidos con AUV, el nefasto socio/psicópata y su títere ID, tarde o temprano pagarán sus delitos!!

  6. ReplyCarlos Hernán Zarama Woodcock

    Si alguna persona que sea militante de CH, le llegaré a ocurrir algo «medio» parecido, el escándalo se maximizan a proporciones exageradas y especulativas, luego son satanizadas para crear cortinas de humo en debates en el Congreso.

  7. Encantada con tu artículo. Muy bien estructurando. Comentarios acertijos. ????

  8. Que buena columna, nos recuerda que el tiempo pasa y todo sigue igual

  9. GENIAL! Lastima tan cortito.

  10. Excelente exposicion y sobre todo sin ese apasionamiento que desluce las verdades;yo
    siempre he creído que al dignisimo dr.patraña
    se le ha considerado demasiado,será por haber tenido el poder mágico de engendrar en un confesonario el paquidermo de la famosa historia
    si,aquel elefante con el que pisotearon con saña vengativa la nueva vida,otorgada por la constituyente del 91,a una libertad de cultos.

  11. ReplyEnrique Rodríguez Zubiria

    Más claro p’que.

Responder a Anael Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Martha Rangel
Socióloga, Master en Educación de Adultos de la Franfûrter Universitât, Magíster en Educación Universitaria de la Universidad de la Salle, Docente en diferentes universidades, Jefe de Proyectos Especiales de la Universidad Santo Tomás, hoy retirada.