El malsano optimismo latino

Siempre creemos que nada malo va a pasar, actuamos en consecuencia y luego culpamos al universo o a los gobernantes por nuestras desgracias.

Opina - Cultura

2017-12-25

El malsano optimismo latino

Siempre he sido un observador, motivado por la curiosidad, de los comportamientos de las sociedades con las que tengo contacto. Y los latinos tenemos una fama, justamente merecida, de impuntualidad e improvisación que nos caracteriza fuertemente, en especial en el contraste con culturas anglosajonas y teutonas; yo creo que es porque en nuestro diario actuar dependemos de un optimismo malsano.

Entre mis amistades y conocidos son una notoria minoría quienes tienen fondos de retiro voluntarios, o de construcción propia, contratan seguros de vida, compran casco para su bicicleta o visitan al médico con frecuencia como rutina preventiva. ¿Por qué? Ah pues nunca se han enfermado de gravedad, aún tienen una vida productiva por delante, no se han caído de su bicicleta o no tienen un malestar lo suficientemente incómodo para ir al médico y presumen que ese será el estado permanente de los eventos.

Esa podría ser la razón por la cual van por la vida sin planear mayor cosa, sin considerar que a la hora que salen para la oficina se pueden tardar un poco más en el trayecto, o que la empresa en la que trabajan podría no emplearlos para siempre, que su salud podría no mantenerse o incluso que el clima podría variar en las próximas horas.

Los veo en los supermercados comprando por horas en la medida que recuerdan lo que hace falta en la alacena, para llegar a casa y descubrir que compraron otro litro de cloro y olvidaron el azúcar. Los descubro pagando los impuestos con multa el último día de amnistía. Los veo comprando pasajes de avión a países de los cuales no saben ni su clima, si requieren vacunas o visado. Los tropiezo en la calle en la medida que se detienen abruptamente porque acaban de recordar que no llevan dinero para el transporte público o espero a que saquen el dinero para pagar la misma ruta que abordan todos los días.

Esos amigos míos son los mismos que después me cuentan sus penas acerca de lo mucho que se demoraron haciendo la compra, la cantidad de gente que estaba pagando los impuestos y lo grosero que fue el oficial de migración del país al que llegaron cuando los regresó por no tener la vacuna contra la fiebre amarilla.

Es que la gente estorba mucho en mi camino” suele ser el tipo de reclamo que se oye. Con corolarios que dependen de las experiencias de cada quién “En Europa no pasa esto” y varias por el estilo, sin considerar que quien actúa pensando en el mejor de los escenarios es la minoría en otras latitudes donde todo parece funcionar. Que la gente paga el exceso de impuestos en caso de duda y no al revés. Son lugares donde las personas respetan las normas de tránsito porque son la norma y no según conviene o se juzga necesario.

Seguramente son los mismos, eso supongo, que no les parece tan importante que su candidato de preferencia muestre un programa de gobierno, pero valoran más que hable bonito o le eche más tierra a sus contrincantes de campaña porque lo que se ve en ese momento es lo importante y no la consideración abstracta de los siguientes años, ya ni hablar siquiera de las siguientes generaciones.

Tal vez por eso es que cada elección popular causa decepción y tristeza en una porción de la población, porque la mayoría considera más el tamal en mano y no las vigencias futuras de presupuesto de la nación. Cree mejor vender una empresa pública que invertir en la siguiente generación a través de la educación.

En últimas todo parece provenir del fatalista “Dios proveerá” mientras se ocupan de sí mismos en su presente inmediato y nada más.

 

( 2 ) Comentarios

  1. Hoy lo leo por primera vez
    Quiero decirle que si bien las ideas que expresa son de gran importancia por lo que significan para el público en general, su lectura se hace difícil por algunos errores sintácticos y el empleo de algunos recursos inapropiados.
    Escribir es una tarea difícil, escribir para publicar, lo es más aún. Muy valiente cuando se atreve a hacerlo. Logrará un mayor impacto si construye sus columnas con un mejor empleo de técnicas de escritura.
    Cordial saludo

    • Hola! Gracias por comentar y perdón por la tardanza en responder.
      ¿Podría darme algunos ejemplos de los errores que cometo? Para mejorar esos aspectos que menciona.
      Gracias de nuevo y espero que se anime a seguir leyendo.

Responder a Cegiraldol Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Claudio Mera
Lector asiduo, estudioso de la administración y la gestión, consultor, docente universitario, cocinero y ejecutivo administrativo. Las opiniones pretenden mostrar una postura lógica.