El Estado, una lección enseñada y no aplicada

El Estado es quien debe dar una respuesta efectiva a las demandas de la sociedad frente a sus necesidades y la contribución a una mejor calidad de vida para sus conciudadanos

Opina - Política

2020-07-30

El Estado, una lección enseñada y no aplicada

Columnista:

José David Lozano

 

La gran mayoría de Gobiernos desde la constitución de 1991 nos han acostumbrado a decir que lo que proporciona el Estado es porque se asemeja a un modelo económico comunista o a una mera subvención “para esos mantenidos”. Entonces nos dicen que, no debe ser así, que hay que “trabajar, trabajar y trabajar” pero lo que nos escoden es la realidad de lo que es verdaderamente y de forma integral el Estado. ¿Y qué es el Estado?

El Estado lo define Thomas Hobbes, partiendo de la premisa de Estado – Individuo, como una persona de cuyos actos se constituye en autora de una gran multitud mediante pactos recíprocos de sus miembros con el fin que esa persona pueda emplear la fuerza y medios de todos como lo juzgue conveniente para asegurar la paz y defensa común.

En otro sentido, es fundamental mencionar lo que promulga Carl Schmitt del concepto de Estado, cuando a este lo presupone con el concepto de lo político, haciendo una analogía de amigo/enemigo. De allí parte de lo político como el mayor grado de intensidad que pueda alcanzar una unión o separación, de la política como la conciencia real de una inminente guerra de un Estado, y de enemigo como el que amenaza el propio modo de vida, para con esto concluir que el Estado es el que tiene por derecho de decidir quién es el enemigo o amigo.

El Estado es quien debe dar una respuesta efectiva a las demandas de la sociedad frente a sus necesidades y la contribución a una mejor calidad de vida para sus conciudadanos, en donde la brecha de las desigualdades sociales cada vez tenga menor envergadura.

Max Weber nos esboza algo muy importante del recorrido histórico del Estado, en donde afirma, Los Estados no existen en el vacío, sino que se construyen y operan en relación permanente con la sociedad y los distintos grupos que la integran. Aunque todo discurso político estatal tenga que afirmar la universalidad de los intereses materiales e ideales que promueve, y aun cuando en gran medida esa información pueda no ser sino una ilusión necesaria, en realidad existen grados en términos de la inclusividad ciudadana y de intereses materiales e ideales de cada estado determinado.

Además se puede afirmar que el Estado tiene el monopolio de las armas, la potestad de dictar las leyes, los medios para cobrar impuestos, la potestad de declarar la guerra a otros Estados y además de tener el poder político organizado en un territorio especifico. Para ejercer estos poderes mencionados por el Estado se requieren condiciones básicas como ser obedecido por la población, tener legitimidad, ser reconocido como unidad soberana por otros Estados, contar con los recursos y el aparato administrativo necesario para cumplir sus funciones.

Hegel mencionaba que la supervivencia de un Estado solo se daba cuando este mismo está unido para la defensa común de la totalidad de su propiedad y una autoridad política común, por consiguiente es preciso contextualizar sobre la soberanía como una potestad del Estado, para lo que me remito a los requisitos para la soberanía según Bodin, que son lo absoluto y la perpetuidad, “Por soberanía se entiende aquel poder absoluto y perpetuo que es propio del Estado”.

Apartado que comparto en su totalidad, más aun en el contexto de la actual crisis de algunos países de América Latina en donde algunos Estados extranjeros quieren tomar partido en decisiones soberanas y de la autodeterminación de su pueblo.

Para finalizar retomo las palabras de Rousseau en la obra de Giuseppe Duso en donde afirma “La soberanía es, por tanto, inalineable y no es concebible a través de la forma representativa. La voluntad general es la del cuerpo soberano y no puede ser delegada a nadie (…)

Por tanto es una importante potestad de un Estado el mecanismo a utilizar para entregarle el poder constitutivo a su pueblo como cuerpo soberano y mandato único frente a las decisiones de mayor trascendencia estatal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

José David Lozano
Mercadólogo, Cs Económicas, Posgrado en Desarrollo local, territorial y economía social, Especialización en Estudios Políticos, Candidato a Mg en Gobierno, Animalista y Vegetariano.