El ejército de la mordaza

La campaña de la cinta negra cruzada en la boca es un asalto grotesco en el que pareciera que de las fotos saliera un puñal y se izara una bandera de ultimátum.

Opina - Política

2017-10-24

El ejército de la mordaza

La campaña de la cinta negra cruzada en la boca no puede ser menos que un tiro de gracia. Un tiro de gracia simbólico, y por ello, más significativo. Es un asalto grotesco en el que pareciera que de las fotos saliera un puñal y se izara una bandera de ultimátum.

No es nada exagerada mi percepción, en la que incluso las imágenes dan la impresión de estar inmersas en una bruma oscura, pesada, apabullante, en la que los rostros, sutilmente ennegrecidos, dibujaran cadáveres, en vez de gente. No hay que detenerse mucho en el detalle, como lo hice yo, de por sí, la sola mordaza los aniquila.

La representante Margarita Restrepo, anónima congresista hasta ahora, se atribuyó con orgullo la estrategia publicitaria y salió sin ruborizarse a explicar la noble intención de su mensaje: Un llamado a debatir con argumentos. ¿Existe algo con más contrasentido?

La representante, que además es comunicadora social, conoce bien el poder sugestivo de la imagen. Prestó especial atención a la metáfora, a la alegoría, al imaginario social que relaciona la mordaza con amenaza, sometimiento y muerte. No hay nada gratuito en la composición ni en el propósito, tampoco hay un asomo de simpatía, bondad o transformación positiva en un mensaje que se supone, llama al debate de ideas.

Es lamentable, por decir menos, que un partido político como el CD, con tanto poderío, carezca de un espíritu crítico respetuoso y responsable con la vida y la integridad de los contrarios; un partido político que también juega como contrario, como fuerza adversa del gobierno, y que por eso mismo debería solidarse con las posturas divergentes.

En cambio, una integrante de su causa, sale a defender una pieza de comunicación que promociona el odio, el exterminio y la eliminación del otro, precisamente porque se debate, se discute y se actúa diferente a ellos.

Si aquella nefasta vitrina de rostros pudiera apreciarse en tercera dimensión, no dudo que nos encontraríamos con manos atadas a la espalda, miembros cercenados, toda una muestra de las típicas masacres humanas a las que nos tiene acostumbrados el ejército de la mordaza, y cuyo objetivo siempre ha sido el mismo, invariable: silenciar por la fuerza el debate, la reflexión política, callar la denuncia, el grito de libertad, de respeto, el grito por la vida.

Bloqueados por la mordaza aparecen Claudia López e Iván Cépeda, férreos contradictores de las tesis uribistas, pero también aparecen otros que estuvieron de su lado, como el Senador Benedetti y otros que han sido menos contestatarios con Uribe, como De la Calle o Fajardo.

La mordaza no perdona pensamientos neutrales o moderados. Será impuesta para abatir a aquellos que no se enfilen decididamente en sus trincheras. Y es claro que el CD no ha mostrado siquiera la mitad de su arsenal para la contienda que se acerca. Esto es, de lejos, lo menos amenazante que recibiremos de su parte, por desgracia.

Si en algo tienen destreza los escuderos uribistas es en su consistencia, son disciplinadamente consistentes en sus acciones, sus discursos, sus estrategias de guerra y la visible manipulación mediática. Y les incomoda como ninguna otra cosa que no se les aplauda, no se les asienta, que se les cuestione sus ya probadas relaciones con las empresas criminales de este país. Los desorienta y los angustia los debates de control político, porque precisamente ellos están empotrados allí por la ausencia de este.

Sin embargo, muchos de nosotros nos  estamos resistiendo a que el destino de este país lo escriban este tipo de líderes, que desprovistos de pudor, de sensatez y buen juicio, quieren desacelerar el progreso de esta sociedad. No lo van a lograr, no van a poder, sus causas son cada vez más exiguas, menos vigentes. Se están dando cuenta que sus armas están siendo depuestas por quienes quieren trasformar positivamente sus territorios, defender la paz, los valores cívicos y la democracia participativa. Y tienen miedo. Sus verdades están quedando al desnudo.

Los que no tienen miedo al amordazamiento son los ciudadanos, los líderes comunitarios, sociales y campesinos que quieren avanzar en sus luchas y exigen respeto para transitar su propio destino. Y desde esta plataforma yo alzo mi voz para exigir respeto por ellos, rechazo las mordazas políticas y sociales que se nos quieren ser impuestas por llamar la atención ciudadana hacia la esencia de lo político, que es estar vigilantes de la administración de lo público, la importancia de poner el ojo sobre las actuaciones de quienes nos representa y a quienes elegimos en democracia.

Me niego a que nos aniquilen el pensamiento, a que nos impongan el de ellos.  Me uno en solidaridad con el escritor Alfredo Molano, quien recientemente, en  entrevista con Arcadia, advierte que la mejor manera de expresarnos en contra de la violencia  es manifestarnos sistemáticamente, salir a la calle y defender nuestro derecho a existir, salir a estar en contra de la guerra y defender la existencia de lo civil. Que así sea.

 

( 4 ) Comentarios

  1. Es la propia estrategia q han estado utilizando desde siempre los q no quieren, q alguien contrario a sus «necesidades»,se interponga en su camino .
    Sin un antagonismo ante ellos, los q han y quieren seguir gobernando este país ,se darían el banquete de su vida,ya no tendrían quien se interponga en su afán de perpetuarse en el poder, tal Maduro, en Venezuela.

  2. ReplyApolinar Patiño Castillo

    O sea que el escribidor de esta nota visualiza a su acomodo la escena, llevándola a la realidad de las matanzas de las farc. Su mamertos lo traiciona y quiere igualar un trabajo de campaña a más de 50 años de asesinatos, extorsion y violencia.

  3. Este pensamiento sistematico de menosprecio y odio en nada se compases con el.deso de la mayoría del.pueblo Colombiano y menos de la juventud, futuro de nuestra patria, de por sí ya mancillada y masacrad
    a. Propongo que oscuros personajes, como está seudocongresista, elegida por inercia, sea declarada.no grata por la sociedad civil, en aras de la libertad a de pensamiento, en los del.entendiento y del respeto por la diferencia.

  4. Me uno a esta campaña contra la represión y la descalificación. CD no tiene argumentos y recurren a prácticas mafiosas en su desesperacion al ver que están perdiendo el apoyo de los ciudadadnis que quieren reconciliación, paz y oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Catalina Vélez Velasco
Comunicadora, tía soltera y fetichista de libros.