El cónclave criminal para acallar a la prensa

La convocatoria continuó el 23 de agosto desde las 12 del mediodía, al parecer en dicha reunión estuvieron 9 exalcaldes y 3 alcaldes activos. Todos del sur de La Guajira.

Opina - Corrupción

2020-08-25

El cónclave criminal para acallar a la prensa

Columnista:

Cristian Álvarez Balbín

 

Gonzalo Guillén y otras nueve personas más están en peligro de muerte en el sentido más literal de la palabra.

Así lo ha venido contando Guillén en sus redes sociales desde que sus investigaciones suscitaron la ira del verdadero poder en la costa norte colombiana.

Las indagaciones de La Nueva Prensa han despertado la furia del exgobernador condenado Francisco “Kiko” Gómez, así como la del clan mafioso de alias “Marquitos Figueroa”, otrora amos y señores de La Guajira.

Pero esos son temas baladíes, si tenemos en cuenta que Guillén y su equipo —solos y sin la ayuda de los grandes medios— son los responsables de sacar a flote el principal dolor de cabeza de nuestro desubicado presidente: la “Ñeñépolítica”; situación que extremó el riesgo

La mafia de la costa no le perdona a Guillén y a su equipo haberlos expuesto como los artífices de ese entramado corrupto-político que permitió llevar a Iván Duque a la presidencia de forma fraudulenta con irregularidades de toda laya.

Pues bien, el domingo 23 de agosto, Guillén —uno de los periodistas más serios del país— reveló con lujo de detalles los pormenores del «concilio» mafioso que se realizó ayer en La Guajira donde el tema principal fue la planeación del asesinato de por lo menos 10 personas entre ellas periodistas, un fiscal y un funcionario de la Policía Judicial.

La reunión de la mafia se lleva a cabo en la finca de La Curva, del narco-asesino ‘Kiko’ Gómez y la presiden ‘Pacho’ Figueroa (hijo de “Marquitos” Figueroa y jefe de la BACRIM Los Pachencas) y Paul Corrales, quien tiene escolta de la Unidad Nacional de Protección UNP combinada con sicarios.

Y aunque, para muchos podría resultar «exagerada» la denuncia hecha por Guillén en sus redes y bastante «generalista» en sus datos; otra acusación en el mismo tenor debería bastar para, por lo menos, emitir una alerta temprana.

También, ese domingo, Amalfi Rosales —periodista investigativa con amplia experiencia en medios y que ha sido corresponsal en La Guajira y además, hace parte de la lista de amenazados— narraba que el plan es real.

A lo ya dicho por Guillén, Rosales añade que los interesados en los asesinatos se vienen reuniendo en el patio de la casa del exalcalde de Barrancas, en La Guajira, Jorge Cerchar para planear los atentados.

La convocatoria continuó el 23 de agosto desde las 12 del mediodía, al parecer en dicha reunión estuvieron 9 exalcaldes y 3 alcaldes activos. Todos del sur de La Guajira. La fuente informó que algunos se fueron para la finca de ‘Kiko’ Gómez para no levantar curiosidad, pero terminaron en casa de Cerchar.

Rosales, señala que el plan busca materializar los ataques sicariales en Bogotá y Barranquilla, a través de una banda liderada por dos exparamilitares. La periodista también revela que en la reunión estuvo un excontralor de Barranquilla que al parecer tiene vínculos con la actual Contraloría de la Guajira.

Tanto Rosales, como Guillén informan que los datos de este «cónclave» gansteril fueron suministrados a las autoridades competentes, entre ellas a la Fiscalía General de la Nación.

Sin embargo, por lo menos Guillén señala que de parte de la institución dirigida por el polémico fiscal Francisco Barbosa no se ha obtenido ninguna acción para evitar el plan.

Esperemos que esta conjura se desbarate y que se garantice la vida de los periodistas, abogados e investigadores señalados por la organización criminal como blanco de sus futuros ataques, y no tengamos que lamentar la muerte anunciada de quienes tuvieron tiempo de advertir su propia muerte sin que se hiciera nada por impedirlo.

( 5 ) Comentarios

  1. Mi respeto y admiración a Guillen y a quienes han seguido su ejemplo y valentía, pido respeto por su integridad y su vida¡¡¡¡ No los toquen¡¡¡

  2. Lo que demuestra esta información es la vigencia de los criminales mencionados. Clanes locales que conforman una verdadera mafia, que se aferra al poder como perro de presa. Su peligrosidad en directamente proporcional al silencio y la negligencia del Estado colombiano y las alianzas mafias y el poder local.

  3. Hay que rodear y ayudarle a estas personas amenazadas, ayudar a las instituciones no mafiosas para desbaratar estos corruptos.

  4. Con toda esta información, denemos inferir al menos por quiénes no hay que votar en las próximas elecciones.

  5. No esperen que la fiscalía actúe en favor de los amenazados, pues el Estado se encuentra secuestrado por las mafias corruptas. Hay que acudir a organismos internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Álvarez Cristian
Periodista de la Universidad de Antioquia. ¿Quis custodiet ipsos custodes?