Colombia, país sin diplomáticos

Solo es cuestión de observar al quemador de libros Ordóñez en la OEA para darse cuenta de lo mal representados que estamos tanto internamente como en el exterior.

Opina - Política

2020-11-10

Colombia, país sin diplomáticos

Columnista:

Ancízar Villada Vergara 

 

El Gobierno colombiano se encuentra en una situación incómoda por los resultados de las elecciones en los Estados Unidos, Joe Biden es el elegido para dirigir la Casa Blanca junto con la primera mujer vicepresidenta, Kamala Harris, mientras los funcionarios públicos del Gobierno de Colombia en los Estados Unidos están en la encrucijada por apoyar la campaña de Donald Trump.

Donald Trump calificó como «Caballo de Troya del socialismo» a Biden y gracias a la exportación de la invención del castrochavismo, el candidato republicano logró conquistar el voto cubano y colombiano-estadonidense en el Estado de Florida, pero Biden, logró conquistar más el 65 % del voto latino, esto a pesar de la propaganda de Fox News del castrochavismo y radicalismo de Biden.

Las mayorías del pueblo estadounidense no se dejaron convencer de una retórica que buscó generar miedo entre la población, los ciudadanos salieron a votar masivamente a pesar de la pandemia, porque observaron cómo durante los cuatro años del Gobierno Trump, los Estados Unidos aceleró su proceso de decadencia ante el mundo, y mostró su estado de descomposición social con el estallido de la protesta del movimiento Black Lives Matter y la crisis económica por el coronavirus.

El encargado de esta campaña, a favor de Trump, siendo un funcionario público del Gobierno colombiano, fue Pacho Santos, el embajador de Colombia en Washington; quien fue denunciado en el Senado por supuestamente incurrir en injerencismo al hacer campaña para la reelección de Donald Trump, acontecimientos que dejan mal parada a Colombia en términos de diplomacia y política exterior.

Un país sin diplomáticos

Hay que recordar lo que sucedió en el año 2019 con el embajador de Colombia en Washington, en aquel entonces, Claudia Blum recién había sido elegida por el presidente Iván Duque para ser el reemplazo en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Carlos Holmes Trujillo.

Las preocupaciones de Claudia Blum y Pacho Santos en los audios filtrados por Publimetro, eran los siguientes temas: La relación Colombia-Estados Unidos, el fracaso de la estrategia utilizada del «cerco diplomático» en contra del Gobierno venezolano y la crisis dentro del Departamento de Estado de los Estados Unidos, cartera que es dirigida por el exdirector de la CIA, Mike Pompeo, uno de los halcones de Donald Trump en política exterior.

En el encuentro entre Blum y Santos, el embajador le explica a la nueva canciller cómo funcionan los hilos de la política interior estadounidense, hablan de temas muy interesantes, como el poder de la National Security Agency (NSA) y de cómo Maduro se estaba fortaleciendo ante los constantes fracasos del Gobierno colombiano y estadounidense para derrocar al regente venezolano.

La canciller, en medio de la emoción por ejercer su nuevo cargo, le pregunta a ‘Pacho’ Santos cuáles son los contactos que tiene en los Estados Unidos, desde funcionarios de La Casa Blanca, congresistas, la agenda bilateral entre ambos países, y las «estrategias» que tiene ‘Pacho’ Santos en los Estados Unidos para manejar la política exterior colombiana.

A pesar de lo bizarra que ha sido la presidencia ficticia de Guaidó, el show de Duque-Guaidó convenció tanto a republicanos como demócratas, porque en el último discurso del Estado de la Unión de Trump, el presidente de lo Estados Unidos invitó a Juan Guaidó al Capitolio Nacional, y cuando Trump mencionó a Guaidó en su discurso, no hay que olvidar que tanto demócratas como republicanos aplaudieron de pie al «presidente interino», demostrando cómo la política exterior estadounidense es una política bipartidista, mientras que en Colombia, la política exterior se lleva a cabo según el enfoque del gobierno de turno.

¿Implementación de la «Paz Colombia» con el triunfo de Biden?

Con el triunfo de los demócratas hay una incógnita sobre cómo se va manejar el tema de Cuba y Venezuela durante los próximos cuatro años de gobierno, debido a que la campaña política de Biden fue atacada con la misma propaganda utilizada en Colombia y América Latina, el concepto de castrochavismo y el miedo a Venezuela ayudó a conquistar votos latinos en la Florida, y los demócratas lo saben. Sin embargo, los intereses geoestratégicos de los Estados Unidos en la región podrían hacer mantener la misma política en la relación Colombia-Estados Unidos.

Otro asunto que podría cambiar con la llegada de Joe Biden a la presidencia, es la implementación de los acuerdos de paz y el enfoque de la lucha contra las drogas, desde el Gobierno Trump se ha presionado al Gobierno colombiano para que se vuelva a la aspersión aérea con glifosato como método para disminuir las hectáreas de cultivos ilícitos en territorio nacional.

En el pasado con la relación Obama-Santos se logró firmar la Paz Colombia, un acuerdo entre ambos países para financiar los proyectos del Acuerdo de Paz en La Habana, con la llegada del gobierno de Biden es posible que dicha política esté en la agenda de la relación Colombia-Estados Unidos. Este asunto en los dos años que restan para terminar el actual gobierno llevará al presidente a retomar a su demagogia internacional de que sí está implementando los acuerdos de paz.

Para concluir, como aliados estratégicos de los Estados Unidos en la región, Colombia desde sus consulados, embajadas y diplomáticos se debe replantear la relación de subordinación que existe con el país del norte. El término aliado significa la unión equitativa entre ambas partes, y con respeto a la soberanía de ambos países, pero la política exterior colombiana en la actualidad no acata los principios básicos establecidos en la Constitución Política y la injerencia de los representantes de Colombia en el exterior, haciendo campaña política para un candidato; en especial la candidatura de Donald Trump y el apoyo a Juan Guaidó, deja a la diplomacia colombiana en vergüenza ante los ojos del mundo. Solo es cuestión de observar al quemador de libros Ordóñez en la OEA para darse cuenta de lo mal representados que estamos tanto internamente como en el exterior.

 

( 1 ) Comentario

  1. El imperio tiene una sola cara en cuanto a la politica con sus «aliados» del Sur.
    No es lo mismo el tratamiento con Mexico. Brasil o Argentina que con Colombia.
    El irrespeto para con nuestro pais ha subido de nivel en los ultimos dos años, el ridiculo que hicieron Trump y el departamento de estado con la «caida de Maduro» en un epico concierto, lo cobran por ventanilla y han conseguido arrodillar a l gobierno, que hasta los sectores mas retardatarios sienten verguenza de la actitud Duquista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ancízar Villada Vergara