Colombia: el mayor desplazamiento forzado interno del planeta

Algunos de nuestros políticos no tienen mucho interés en consolidar la paz y esto se evidencia en cada plenaria del Senado de la República para votar las Objeciones a la JEP. 

Opina - Conflicto

2019-05-01

Colombia: el mayor desplazamiento forzado interno del planeta

Las cifras de desplazamiento crecen día a día en el país. Se cuentan por docenas las personas que deben salir de su territorio para así salvaguardar su vida, su integridad y su supervivencia, que tienen que ver unas con otras, pero que no son lo mismo.

El último informe de Human Righats Watch mostró que la violencia asociada con el conflicto ha provocado el desplazamiento forzado de más de 8,1 millones de colombianos desde 1985. Según indican estadísticas gubernamentales, más de 48.000 fueron desplazados entre enero y septiembre de 2018. También hemos visto cómo este año la cifra de desplazados ha crecido y parece no detenerse.

El desplazamiento más reciente que se conoce sucedió en los municipios de El Rosario y Policarpa, Nariño, según denunció la Defensoría del Pueblo, que advirtió en febrero que ya este departamento ocupaba el primer puesto del país con más personas desplazadas, sumando ya 575 víctimas. En lo que va corrido del año la cifra de desplazados internos ya suma 2.717, y todo este desplazamiento gira al rededor del enfrentamiento de grupos armados ilegales por el control del territorio y las rutas del narcotráfico. También por el control de los pobladores del territorio.

Los municipios más afectados en el departamento de Nariño son: Tumaco, Barbacoas, Policarpa y El Rosario. Los grupos que se disputan la zona son: Frente Oliver Sinisterra (FOS), narcotráficante Contador, Frente Estiven González, Clan del Golfo (Defensas Gaitanistas de Colombia), y GUP. Esto en el sur del país, pero el fenómeno se presenta en todo el territorio colombiano, y la voluntad política para solucionarlo es mas bien poca; como vemos, los políticos colombianos de todas las vertientes están mas interesados en solucionarles el problema del país vecino que en solucionar el mierdero que tenemos en el nuestro.

No más hace unos días, para ser mas preciso el 22 de abril, fue cometido un crimen en persona protegida por parte del Ejército colombiano y, hasta ahora, no vemos celeridad en las investigaciones, ya que la vida de un excombatiente importa mucho menos que el show mediático que produce Venezuela.

Dimar Torres Arévalo fue violado, torturado, castrado y posteriormente asesinado con un tiro de fusil en la cabeza, el cual le desfiguró el cráneo y, si no fuera por la reacción organizada y presta de la comunidad del Catatumbo, lo hubiesen desaparecido; pues los diligentes soldados de la patria le estaban haciendo un hoyo para darle cristiana sepultura.

Colombia es un país con una sociedad enferma por tantos años de guerra, sangre y violencia que ha cruzado su territorio; sin embargo, hay una porción pequeña de la sociedad que quiere un cambio, que pide paz y poder vivir dignamente, con un Estado Social de Derecho que los proteja y les brinde los mínimos dignos con los cuales poder vivir; no obstante, algunos de nuestros políticos no tienen mucho interés en hacerlo y esto se evidencia en cada plenaria del Senado de la República para votar las Objeciones a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Y les cae como anillo al dedo la escaramuza de la ultraderecha venezolana, representada por un desconocido como es Juan Guaidó y el archireconocido Leopoldo López. Porque para eso sí hay atención inmediata, personajes como Claudia López y Sergio Fajardo que posan de democráticos, independientes y muy críticos, salen a apoyar la tal Falsa Bandera que es la Operación Libertad; pero de los desplazados, que ya suman ocho millones ni una sola palabra. Bueno, ni que hablar de Fajardo, ya todo el país-crítico-se dio cuenta de que no es más que un Uribista arremangado.

La pregunta que le hacemos a los políticos del país es sí nos van a proteger, o van seguir permitiendo que nos asesinen como asesinaron a Dimar Torres y a otros miles de colombianos que han sido ultimados, no solo por los grupos al margen de la ley, sino también por el ala armada del Estado. Como asesinaron y vejaron a Dimar, así han sido asesinados y vejados miles de colombianos. Además, al General Villegas, que salió decente aún teniendo encima investigaciones por ejecuciones extrajudiciales, le cayeron fue por hablar la verdad que ocultaba el MinDefensa Guillermo Botero, y muy seguramente esto sí le frenará la carrera y hasta lo llamarán a calificar servicios.  

 

Fotografía cortesía del Centro Nacional de Memoria Histórica.  

( 2 ) Comentarios

  1. Pero si le imponen la cruz de Boyaca a ex generales que estan involucrados con falsos positivos y a un senador sin tener titulo profesional,no espero nada bueno de este gobierno corrupto,su única opción es acabar con excombatientes de la FARC,y ampliar su brazo paramilitar,hacer pantalla con Venezuela.

  2. ReplyEvelin Villalobos

    Es momento de consolidar desde las urnas un resultado que permita construir poder local, departamental y distrital con fuerzas políticas con ideas progresistas que tengan el país en su mente y así ir avanzando con propuestas de posibles soluciones a los Grandez problemas de violencia, desempleo, abandono al sector campesino, al medio ambiente, crisis de la atención en salud, a la problemática de la movilidad en las grandes ciudades ciudades, el tema de las vías a nivel nacional, el tema de la soberania, todo esto nos tiene que unir para que derrotemos en octubre con nuestro voto consciente nosotros los que quetemos un país donde quepamos todos tenemos la solución en nuestras manos. Ni un voto más por esa clase politiquera y corrupta que dirige los destinos del pais.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alexánder Quiñones Moncaleano
Soy periodista, escritor y filósofo profesional. Mis estudios profesionales los cursé en la UIS (Universidad Industrial de Santander). He escrito tres novelas y escribo columna de opinión para para varios medios de comunicación alternativos de Colombia. Estoy haciendo una investigación sobre filosofía Antigua, y Platón es el hilo conductor de dicha investigación. Además soy el fundador del El Shabbat, medio independiente y alternativo donde podrás encontrar una mirada sin sesgos ideológicos o económicos, como ocurre mucho en nuestra patria chicha.