Cien años de las guerras por la paz

La derecha de este país ha inoculado desde hace por lo menos 100 años, gota a gota, dosis enervantes de odio e ignorancia. Se especializó en fabricar mundos en los que se confunde la causa con el efecto; en el que todos somos enemigos y la solución siempre será la bala, la estigmatización o la despersonalización.

Opina - Conflicto

2021-09-04

Cien años de las guerras por la paz

Columnista:

Andrés Arredondo

 

No hay país en el mundo en el que se hable tanto de la paz como en Colombia. Todos predican la paz: curas, estudiantes, líderes sociales, locos, gentes internadas en centro penitenciario (permitan esa licencia, para honrar el gusto malsano de todo colombiano por los eufemismos), madres, tenderos, buseteros, prostitutos, prostitutas, periodistas deportivos (eufemismo con el que se llama a los comentaristas de deportes y entretenimiento), artistas, borrachos, periodistas, carretilleros, profesores, salteadores de caminos, doctores, lustrabotas, criminales, patriarcas en otoño, astrónomos, enamorados, caídos del zarzo, heterosexuales, mimos, centro delanteros, congresistas, todos hablan a diario y sin descanso de la paz.

¿Cuál es el motivo de tan desmesurado monólogo? El deseo íntimo de que nunca se construya una paz que honre lo mejor que tenemos como humanos, sino que sea una paz excluyente y esmirriada, echa trizas, diría cierto pelafustán grecoquimbaya.

Y eso se debe a que la derecha de este país ha inoculado desde hace por lo menos 100 años, gota a gota, dosis enervantes de odio e ignorancia. Se especializó en fabricar mundos en los que se confunde la causa con el efecto; en el que todos somos enemigos y la solución siempre será la bala, la estigmatización o la despersonalización, en suma la solución siempre ha sido una laureanogomezada o una alvarouribada.

A propósito de estos dos siniestros personajes, si consideramos la megalomanía de Laureano, quien nunca tuvo empacho en reprobar y amonestar todo lo que contra su criterio existiera, llegando al extremo de hacer renunciar a su conmilitón Marco Fidel Suárez, implantó esa lógica belicista que tornó en odio todo lo que significara ejercer la política. Ese legado es retomado plenamente por Uribe y llevado al extremo de erigirse como patriarca omnímodo de un hacer político que no admite disidencias o acentos, solo es «verdad» y válido lo que sale de las carnitas y huesitos de su majestad innombrable.

Pues bien, ante esos más de cien años de historia en los que los enemigos de la paz se enseñorean, viene la sociedad civil, los líderes, las víctimas del conflicto, los jóvenes hastiados y sin futuro, a decir que el mes de la paz que es este septiembre, tiene que significar un cambio para desandar esas enseñanzas sectarias y pacatas, que nos han legado los caudillos mencionados. Eso quiere decir que los escenarios de la paz posible son los de una paz plural y diversa donde no exista miedo al conflicto sano y las discrepancias que hacen crecer.

Cuando pongamos en el centro de la opinión y los intereses el respeto por el otro, no de manera formal y escrita en moldes leguleyos, sino en la cotidianidad ciudadana, tendremos la oportunidad de convertirnos en un país de admirar, tal como lo sugieren las potencialidades con que contamos.

En el fondo la guerra contra la paz del laureanouribismo no es más que una estrategia de las castas dominantes por instrumentalizar al país a favor de los intereses de ellos mismos. Por eso es que una opción realista y potente por la paz significará el empoderamiento del ejercicio de la política desde otras orillas. Ojo con el 2022, como dijo el decrépito expresidente, pero ojo para realizar un cambio que esté a la altura de nuestros sueños de paz, vida digna y justicia social.

( 2 ) Comentarios

  1. Andres tu vision del odio en colombia es muy miope o quieres ocultar la verdad. si la derecha sembro el odio entonces se la sembro a la izquerda.
    el lenguaje de las querrillas incluida la dirigida por Petro era de odio, matar por matar, matar porque si.
    ?PERO PORQUE NOS VAN A MARAR POR DIIOS????
    PORQUE SON RICOS, PORQUE SON GRINGOS, PORQUE SON PLICIAS, PORQUE SON SOLDADOS, PORQUE SON DEL GOBIERNO, PORQUE NO PAGAN EL SECUESTRO, PORQUE NO PAGAN LA VACUNA, PORQUE SI NO ESTAN CON NOSOTROS ESTAN CONTRA NOSOTROS, PORQUE SON GUERRILLEROS DE OTRO GRUPO, PORUQUE ROBAN Y SOLO NOSOTROS PODEMOS.
    EL LENGUAJE DE LA IZQUIERDA ES DE ODIO MIENTRAS LA DERECHA ES DE CARIDAD, COMPARTIR, PAZ, CONVIVENCIA. Chavez ….vamos a masacrar la oligarquia, vamos a destrozar esos fascistas, destruir, masacrar…etc.
    Andres croe que quieres mentir, o tu mensaje es por por plata o tienes una vision muy miope, ero estas mintiendo de cabo a rabo.

  2. Replyfederico Restrepo S.

    Andrés. No le hagas caso a francossio. ¿En qué país vive? Es muy importante su opinión pero cuando dice que el lenguaje de la derecha es de caridad, compartir, paz, convivencia: Todo parece indicar que vive como muchos de los exponentes de esas ideas en una realidad paralela. Seguí escribiendo así. Te felicito¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Andrés Arredondo
Antropólogo. Vinculado a procesos sociales y de memoria en Medellín. Mg. Paz, Desarrollo y Ciudadanía. Adepto a la literatura y al fútbol.