Bogotá, el metro y la movilidad urbana

Peñalosa en 1998 descartó la posibilidad de comenzar la construcción del Metro de Bogotá, para remplazarlo por un sistema de buses de transito rápido: decisión cortoplacista y claramente insuficiente.

Opina - Sociedad

2019-03-21

Bogotá, el metro y la movilidad urbana

Bogotá, la ciudad sin metro y una perversa movilidad. Así definen muchos ciudadanos bogotanos su situación con respecto al metro que hoy, siglo XXI, sigue parado y sin una posible solución. Desde hace más de 50 años cada administración viene prometiendo una solución a este problema y sigue en el mismo punto.

La administración de Gustavo Petro dejó estudios técnicos aprobados y hasta un presupuesto aprobado por el gobierno de Juan Manuel Santos para su ejecución. Sin embargo, al parecer no podían darle semejante punto de apoyo para mover el mundo a Petro, en este caso para ser presidente de Colombia.

Buenos Aires tiene metro subte desde 1913, y más de 60 kilómetros de vías donde se transportan cerca de 1 millón de personas al día. En Ciudad de México fue puesto en operación el 4 de septiembre de 1969, tiene 12 líneas y 195 estaciones, 226 kilómetros; transporta 5,3 millones de usuarios diarios, siendo el que más personas moviliza en Latinoamérica y el segundo en el continente después del de New York. Este último fue puesto en operación en 1904, tiene 24 líneas, transporta a 5,5 millones de personas diarias y tiene 475 estaciones, siendo uno de los más grandes del mundo con 660 millas de vías.

Volvamos al sur: Chile tiene metro en su capital desde 1975 con 136 líneas; diariamente 1,8 millones de personas se movilizan por este medio. A su vez, el Metro de Sao Paulo tiene 92 kilómetros y transporta diariamente casi 2,5 millones de personas a través de sus 89 estaciones. Caracas también cuenta con un Metro de 70 kilómetros que transporta diariamente a 1,3 millones de personas a través de sus cinco líneas y 51 estaciones; fue inaugurado el 8 de agosto de 1977.

El metro de ciudad de Panamá fue puesto en funcionamiento en 2014 y tiene 15 kilómetros de vías con dos líneas. Hoy se realizaron los primeros viajes de prueba con pasajeros del metro de la ciudad de Quito, Ecuador, en los que se estima mover 377.000 por día; la inauguración oficial de esta obra será en diciembre de 2019.

La ciudad de Lima tiene su metro y también tuvo grandes dificultades para construirlo y ponerlo en circulación; su inauguración, después de haber sido abandonado y retomado más de una vez, fue en junio del año 2011. La Paz, Bolivia, no tiene metro; sin embargo tiene un servicio de teleférico, que es considerado el teleférico de transporte urbano más largo del mundo.

En el caso de Buenos Aires, el sistema funciona desde las 05:30 hasta las 22:30 de lunes a sábado y hasta las 21:30 domingo y feriados. El de Ciudad de México, en cambio, funciona de lunes a viernes desde las 05:00 hasta la medianoche; el sábado el servicio comienza a las 06:00 y los domingo y festivos a las 07:00 horas.

El Metro de Sao Paulo es el que tiene un horario más amplio: el servicio comienza a las 4:30 y termina a las 00.00, de domingo a viernes, y el sábado va hasta la 01:00 a.m. Pero ninguno tiene un servicio de 24 horas como el que estrenó Londres en octubre anterior, que funciona los fines de semana para algunas líneas.

En el Suistainable Cities Mobility Index de 2017, diseñado y publicado por Arcadis para evaluar las implicaciones sociales y humanas del transporte urbano y los impactos ambientales y objetivos fundamentales del sistema de movilidad de las ciudades, figuran únicamente seis ciudades latinoamericanas dentro de las cien ciudades clasificadas: Sao Paulo con el número 47; Río de Janeiro, que aparece con el número 63; le sigue Santiago de Chile que aparece en el escalafón con el número 64; posteriormente encontramos a Ciudad de México en el puesto 67, Buenos Aires en el 77; y terminamos con Lima con el número 90.

En esta medición, los primeros lugares están repartidos entre Asia y Europa: el primer lugar lo ocupó Hong Kong; el segundo lugar fue para Zurich; le siguen París, Seúl, Praga, Viena, Londres, Singapur y es Frankfurt la que termina el top ten. Si seguimos mirando el índice, aparecen también ciudades norteamericanas: New York en el puesto 23; San Francisco, 26; Vancouver, 28; Montreal, 36; Washington D.C., 42; Bostón, 46; Chicago, 49; Miami 52.

Ciertamente, la movilidad en América Latina está avanzando, pero aún falta mucho tramo por recorrer. Sin embargo, la capital de Colombia, que no tiene metro, ni siquiera aparece en este índice. Desde 1942, con Carlos Sanz, empezaron las propuestas para construir el metro de Bogotá y hoy sigue en veremos.

De acuerdo a los argumentos presentados por el profesor Carlos Carrillo, que ha sido un investigador disciplinado sobre este tema, Bogotá no tendrá metro y todo tiene que ver con las decisiones que ha tomado Enrique Peñalosa. Según Carrillo:

“Su legado es TransMilenio; el BRT (bus rapid transit) más atestado del mundo. Como todos sabemos, Peñalosa en 1998 descartó la posibilidad de comenzar la construcción del Metro de Bogotá, para remplazarlo por un sistema de buses de transito rápido.

Esta decisión que en su momento parecía una solución viable, demostró en muy poco tiempo ser cortoplacista y claramente insuficiente para la ciudad. El experimento salió mal, era necesario crear un sistema multimodal, con metro, BRT, cables, etc. Pero él ha insistido en innumerables escenarios, que TransMilenio, en efecto, puede remplazar completamente a un sistema de metro por una fracción del costo”.

Ciertamente a Bogotá no solo le hace falta el metro, sino un sistema múltiple que beneficie a sus ciudadanos y al planeta. Pero no hace mucho quisieron seguir comprando buses a diesel en vez de remplazarlos por los eléctricos. Como muchos expertos han dicho, a Bogotá —como a la mayoría de ciudades colombianas— le hace falta una política de estado con respecto al metro en particular y a su sistema de transporte en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alexánder Quiñones Moncaleano
Soy periodista, escritor y filósofo profesional. Mis estudios profesionales los cursé en la UIS (Universidad Industrial de Santander). He escrito tres novelas y escribo columna de opinión para para varios medios de comunicación alternativos de Colombia. Estoy haciendo una investigación sobre filosofía Antigua, y Platón es el hilo conductor de dicha investigación. Además soy el fundador del El Shabbat, medio independiente y alternativo donde podrás encontrar una mirada sin sesgos ideológicos o económicos, como ocurre mucho en nuestra patria chicha.