Barbosa, el fiscal de nosotros, la gente de bien

Pese a que Barbosa es uno de los nuestros, hay que mantener las apariencias. Y ahí a nuestro hombre le ha tocado usar su cargo para “condenar” la corrupción.

Opina - Sátira

2020-04-28

Barbosa, el fiscal de nosotros, la gente de bien

Autora:

Godabel Uribe Dávila

 

Hace poco se alzó un avispero mediático en redes por un video en el que se ve a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, junto a su esposa haciendo compras de víveres, rompiendo así el decreto de cuarentena que solo exime de la medida a una persona por núcleo familiar.

Y pese a que la alcaldesa y su esposa aceptaron su error y el comparendo por $936 000 (tarde, después de ser expuestas en redes, pero lo hicieron), este lunes, la Fiscalía General de la Nación, en cabeza del abogado Francisco Barbosa, decidió hacer una apertura de una indagación contra la alcaldesa de Bogotá por este hecho. Y ahí fue Troya.

Muchos consideraron la veloz intervención de la Fiscalía como un acto de revanchismo político —desaforado y desmedido— impulsado desde “La Casa de Nari” como una forma de venganza entre las recientes desavenencias entre el presidente Duque y López.

Hasta el senador Gustavo Petro, milagrosamente recuperado, opinó a favor de López y de Lozano. También se sumó a la defensa de las dos políticas el “ballenista” y candidato por el “partido político” GEA, Sergio Fajardo.

Y es acá donde yo también, alzo mi voz de protesta. Pero no para condenar la celeridad del doctor Barbosa, ¡Faltaba más!

Aprovecho este espacio para antes felicitar a NUESTRO fiscal general, porque ha demostrado ser NUESTRO hombre para respaldarnos a la gente de bien, como lo demuestran algunos de sus hitos más importantes al mando de la Fiscalía.

 

Limpiando la casa

Sergio Barbosa, el “amigazo” de Iván Duque en la Universidad Sergio Arboleda, llegó milagrosamente a la Fiscalía General de la Nación. Para bien de la gente de bien, este abogado sin experiencia ni en lo penal ni en lo administrativo terminó manejando una de las entidades más importantes del país y a su vez aquellos casos que podrían poner tras las rejas a muchos de nuestros insignes hombres de Colombia.

Y aunque al principio temíamos que fuera insuflado con esas ideas comunistas que buscan investigar a los grandes terratenientes, políticos y empresarios que hacen patria con la plata y las balas del gobierno, con el “buen muchacho” Barbosa nos dimos cuenta que eso no iba a pasar. ¡Qué alivio!

Uno de los primeros actos de Barbosa fue nombrar a Zaida Barrero de Noguera. “Recalci-trante enemiga del Acuerdo de Paz y esposa de Rodrigo Noguera, rector de su universidad y la del presidente Duque, como directora de Justicia Transicional, un cargo del que dependen los procesos de los paramilitares que provengan de la JEP”, según escribió la insidiosa periodista Cecilia Orozco Tascón.

Barbosa también puso en el cargo clave de jefe de los fiscales delegados ante la Corte, a Gabriel Jaimes “segundo de Alejandro Ordóñez no solo en su procuraduría sino también en el extremismo religioso”, dijo también Orozco.

Barbosa, mientras que anunció que se despedirían a 25 fiscales anticorrupción, también botó a la calle a Claudia García la directora de Medicina Legal, conocida por haber menoscabado la confianza en nuestras queridas aliadas, las valerosas “Águilas Verdes”, las fuerzas militares, al decir que la muerte de Dylan Cruz a manos del capitán de la policía Manuel Cubillos fue un asesinato.

El 20 de febrero, nuestro presidente eterno hizo un trino en defensa de la cruel persecución que estaban sufriendo varios abonados a una de una de nuestras filiales de Envigado —que de cariño le decimos “La ofi”— por parte de la conocida como “Fiscal de Hierro”. Desde su cuenta, el verdadero presidente de este país escribió:

“No entiendo el ánimo persecutorio de la fiscal Claudia Carrasquilla? (sic) Justicia sin sesgos!”

Y como era de esperarse, el diligente y recién posesionado fiscal Barbosa, entendiendo este mensaje como la orden que en realidad era, ratificó el despido de la fiscal Carrasquilla tras 26 años de servicio. ¡Bien hecho! Así se mandó un mensaje claro para quienes osan meterse con nosotros la gente de bien.

 

“¿De qué me hablas, viejo?”

Así, con este nuevo aliado, se pudo poner fin al “escándalo” de Odebretch del que hasta ahora poco se ha avanzado afortunadamente. También duerme afortunadamente el sueño de los justos el escándalo de la “Aidapolítica”. Bajo el liderazgo de Barbosa, las cosas quedaron bien con la condena de Aída Merlano. ¿Pa’ qué más?

A nadie en Colombia le debería interesar saber si nuestras insignes familias de la Costa Atlántica están metidas en cuentos raros de compra de votos. No, al colombiano solo le debe interesar lo que esté en la agenda del verdadero presidente y lo que les digamos nosotros. Punto. Por eso es que tenemos pensado alargar las “secciones de entretenimiento”.

Luego vino la Ñeñé Política, en la que gracias a las compañeras que no cuidan las comunicaciones (estoy hablando contigo, “Caya” Daza), los mamertos de este país tuvieron otra excusa para armar una tormenta en un vaso de agua.

Afortunadamente nuestro hombre en la Fiscalía ha hecho su mejor aporte en favor nuestra: hacer nada. Y así pasaremos de agache hasta que volvamos a tomarnos el país, pero esta vez del todo, es decir, por las malas y con brazaletes negros con letras blancas.

Por eso cuando algún periodista pregunta por estos casos, Barbosa, imitando a Duque le responde, “¿De qué me hablas, viejo?”.

 

Fiscalía en los tiempos de la COVID-19

Luego vino este “Coronabicho” y por ahí otra vez esos fastidiosos defensores de Derechos Humanos, dizque pidiendo medidas “humanitarias” para con los presos.

¡Ay!, que ¡Qué pecao!, que vea que se iban a morir porque allá viven dizque muy apretujados y se contagiaban más fácil. ¡Mentiras, embustes, falacias! Yo por ejemplo cuando visito a los amigos parapolíticos o al “Pincher” Arias los veo muy amplios en tremendas casonas para ellos solitos.

Pero bueno, la caterva quería que los presos salieran de la cárcel lo que obvio nos haría más invivible a nosotros, “los buenos que somos más”, la vida en este país. Afortunadamente nuestro querido sirviente en la Fiscalía nos ayudó para retrasar con sus conceptos la salida de estos presos hasta hoy.

Pese a que Barbosa es uno de los nuestros, hay que mantener las apariencias. Y ahí a nuestro hombre le ha tocado usar su cargo para “condenar” la corrupción.

Pero vean el lado positivo, los investigados son gente sin poder ni abolengo. Puros alcalditos y gobernadores de “Tierraperdida” o de caseríos alejados de la mano de dios donde la vida no vale un peso como el Chocó.

Así se matan dos pájaros de un tiro: se da la impresión de que este fiscal sí sirve y por ahí derecho se le da “bola” a los mamertos que creen que algún día condenarán a uno de los nuestros. Ja,já, ¡Ilusos!

Doy fe que mientras Barbosa está en el poder, gente querida como nuestros amigos Néstor Humberto “Coima” Martínez, Santiago “El apóstol” Uribe, “Cayita” Daza, las familias Gerlein y Char, Luis Carlos “amarre” Sarmiento, Elsa “La atuna” Noguera, María Mónica “La dobleviuda” Urbina, entre tantos otros podrán respirar tranquilos del fantasma de la cárcel.

Porque, como bien lo dijo mi comadre Alicia Arango, puede que Ivancito se ponga bravo y diga en televisión, poniendo rojos los cachetes que él es “el presidente”, pero el que manda es Uribe.

Y el que manda, manda, aunque mande mal.

 

( 5 ) Comentarios

  1. Que podemos hacer para que en este pais la justicia deje de ser el «idiota util» de los aprovechados, descarados y abusivos, que desangran descaradamente la nacion, deneriamos crear una veeduria nacional rotativa y con untegrantes campesinos y de común que permita tranparencia. Si bien los buenos somos más, nos falta resultados, por que lo que se ve es lo mismo de siempre, se aprovechan de la nacion, hay denuncias y al final no se supo nada y no se hizo nada.

  2. ReplyArgiro Arias Pérez

    Felicitaciones a la autora, por un momento puede uno pensar que lo ha escrito el mismo Ñeñe Hernández quién seguramente no siquiera sabría leer.

    Son este tipo de artículos que le dan sentido a una crítica con poder en un escenario cada vez más corrupto y mezquino.

    Me gustaría seguir recibiendo sus artículos en mi correo, si eso es posible.

    Mil gracias y no desfallezcan en la dura tarea de informar de manera verás este tipo de abusos por parte de un gobierno abiertamente podrido.

  3. ReplyANDREA MORALES ROMERO

    Un articulo muy sarcástico pero que describe la triste realidad de este pais llamado Colombia, y lo peor de todo es que toda esa mafia con fiscal corrupto a bordo son los que mandan en este país …Ojala hubiera personas mas atrevidas con esta periodista para describir como estamos

  4. ReplyJOSE LUIS RODRIGUEZ

    igual que el anterior fiscal Martinez el acual fiscal Barbosa fue nombrado para tapar todos los lios de Duque con obredecht, con la ñeñeplitica, con los asesinatos de lideres sociaes

Responder a Argiro Arias Pérez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Godabel Uribe Dávila
Más uribista que Uribe. Más duquista que sus hijos. Más mariafernandacabalista que los vampiros.