Así nos deja Char

Char Chaljub pretende ser el candidato de Cambio Radical en las presidenciales del 2022, está preparando toda su artillería en la región Caribe para garantizar su monopolio y dinastía en esta zona del país.

Opina - Política

2019-10-21

Así nos deja Char

Autor: Miguel Silvera Padilla

 

A menos de tres meses de finalizar su administración —claro, si no continúa gobernando en cuerpo ajeno— el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char Chaljub, le dirá adiós a lo que en los últimos años (en dos períodos) ha sido su palacio, desde donde ha hecho lo que le ha dado la gana, sin nadie que lo vigile o le restrinja alguna decisión.

Pero ¿qué nos deja Char?, ¿qué ha pasado en las dos administraciones y en la de Elsa, que en la práctica es lo mismo?, ¿qué indican 12 años del charismo?

No esperen entonces que les hable de las obras por las que se ha hecho famoso y le han dado el título del mejor alcalde de Colombia. Entenderán ustedes que mi labor periodística y de abierto opositor de este Gobierno, me lleva a mi legítimo derecho y deber de manifestar los cuestionamientos aquí planteados.

Lo primero que me llama la atención son los actos que involucran indirectamente al señor Char con los escándalos de Odebrecht, en relación a la citación de imputación de cargos contra un empresario local, llamado Javier Torres Vergara, por supuestos vínculos con la corrupta multinacional, pues este a su vez tiene estrechas relaciones con el alcalde de Barranquilla.

Dichas relaciones entre Char y Torres Vergara van desde el madrinazgo de bautizo de la primera dama Katia Nule al hijo menor del empresario, hasta los contratos de una de sus empresas desde los inicios del charismo (hace 12 años).

Torres Vergara fue citado por la Fiscalía para imputarle el delito de enriquecimiento ilícito por haber recibido, en noviembre del 2014, la suma de 9.400 millones de pesos por Odebrecht a través de un contrato falso con un consorcio de su propiedad (Consorcio Torrosa) para obras que nunca hizo. La información se conoció en aquel entonces, en un artículo publicado en el portal la Silla Caribe en agosto de este año.

Otra de las grandes ‘obras’ que nos deja esta Alcaldía es el saqueo a la empresa Triple A, que supera los 329.000 millones de pesos, según las denuncias del senador Jorge Robledo.

Entre los señalamientos del congresista, se manifiesta que el exgerente de la empresa Ramón Navarro, quien actualmente paga casa por cárcel en Barranquilla, confesó que se habían apropiado de 27.800 millones, de los que Navarro obtuvo 900 millones y hasta el momento no ha respondido por estos recursos.

El legislador también detalló que el robo de la empresa de acueducto se daba por medio del cobro de unas “asistencias técnicas”, que desde el año 2012 hasta el 2018 jamás se llevaron a cabo.

Por todo esto, la Fiscalía reveló que hubo un saqueo a la empresa Triple A, lo que ha originado algunas capturas y medidas de aseguramiento.

Robledo cuestionó en su momento al alcalde Alejandro Char, quien ha sido miembro de la junta directiva de la empresa de acueducto, al igual que a Elsa Noguera (exalcaldesa) de Barranquilla, básicamente preguntando ¿qué han hecho para evitar lo ocurrido con Triple A?

Char, fue invitado a un debate sobre este tema, por el senador Robledo, pero no asistió.

Por otro lado, y uno de los temas que ha pasado desapercibido gracias a la ausencia de cuestionamientos por los medios locales, es lo relacionado con la recaudación de impuestos. Sobre este tema, el profesor, economista y columnista Jairo Parada señala lo siguiente en una de sus columnas:

“En 2008, según Terradata, los barranquilleros aportábamos per cápita $89.032 anuales para sostener el Distrito. En 2017, ya pagábamos $214.235, sufriendo un incremento en la recaudación del 140,6%. Me pregunto: ¿A quién se le incrementaron los ingresos en la ciudad en ese porcentaje para enfrentar estos aumentos?, creo que solo a los contratistas preferidos de Char”.

Simultáneamente, los avalúos catastrales subieron en términos reales en un 64 %, mientras los predios solo en un 16 %, en el periodo de 2009 a 2018. Por lo anterior, todas las obras que vemos en Barranquilla se han financiado con nuestros bolsillos, incluidos los monumentos que a veces se le “regalan” a la ciudad. Indica el economista.

Siguiendo el orden económico, un informe de Fundesarrollo muestra que terminamos el 2018 con una deuda pública de más de $1,14 billones, la cual, comparada con los ingresos corrientes del Distrito, ya era del 90 %, mientras que en el 2010 era apenas del 59 %, lo cual revela la apretazón en el flujo de caja que se irá agravando en los próximos años.

Se ven las obras, pero también las tremendas deudas que tendremos que cubrir. El informe es explícito en manifestar su preocupación por las vigencias futuras hasta el 2035 y los problemas de estimación de los pasivos contingentes, lo cual implica depurar más los balances.

Otra de las aristas a analizar que tiene a varios políticos en el Atlántico en cuestionamientos, e incluso al clan Char del que hace parte el alcalde de la arenosa, es el escándalo de la ‘casa blanca’, por el que fue capturada y condenada Aída Merlano, hoy prófuga de la justicia, y la cual pretendía, en su momento, suministrar información a las autoridades sobre las familias involucradas en la compra de votos en el departamento.

Char Chaljub pretende ser el candidato de Cambio Radical en las presidenciales del 2022, está preparando toda su artillería en la región Caribe para garantizar su monopolio y dinastía en esta zona del país. El barranquillero, le apunta a tener alcalde en su ciudad natal, gobernador en el Atlántico, en el Magdalena, y en Córdoba.

Finalmente, el mandatario con mayor aceptación en Colombia, según hablan algunas encuestas, debe saber que no es nada sano para la democracia, la concentración de poder en una población sin importar si viene de la derecha o de izquierda.

También, quiero hacer un llamado de atención a varios medios de comunicación de Barranquilla, que se han dedicado solo a tejer una cortina de humo en la que, claramente, ocultan u omiten hechos relevantes que suceden en la ciudad.

 

 

Foto cortesía de: Zona Cero

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Miguel Silvera Padilla
Estudiante de comunicación social, barranquillero como el baile "arrebatao" creyente en Dios, el amor y sus ideas. Apasionado por los temas sociales y la política. Llevando siempre por delante la consigna en que primero es el Ser y después el deber Ser. Columnista de medios digitales.