Al Gobierno colombiano que le gusta la guerra

Las acciones del Gobierno solo demuestran que no son capaces de Gobernar sin la guerra, les cuesta tanto cambiar su discurso que prefieren seguir ideando mecanismos que llenen de terror a toda la población.

Opina - Política

2020-11-04

Al Gobierno colombiano que le gusta la guerra

Columnista:

Lady Orozco

 

Seríamos ciegos al desconocer el cambio que tuvo Colombia tras firmar los Acuerdos de Paz con quienes eran las Farc (no me interesa hablar de aquellos que volvieron a delinquir), es cierto, no hubo perfección, pero es que eso nunca será posible, ambos bandos tendrán intereses distintos.

Todo iba marchando acorde a la firma, pero llegó un Gobierno sin ganas de hablar de paz, sin ganas de defenderla, un Gobierno comandado por alguien a quien siempre le ha funcionado eso que llaman Seguridad DemocráticaEs decir, llegó al poder un partido al que no le interesa nada más que sembrar terror en toda la población para echarle la culpa al mandato anterior y venderse como la salvación en la reelección.

Sus acciones solo demuestran una, otra y otra vez que no son capaces de Gobernar sin la guerra. Les cuesta tanto cambiar su discurso que prefieren seguir ideando mecanismos que llenen de terror a toda la población, a ustedes les cuesta gobernar en paz porque sin esa absurda idea de seguridad democrática nadie los elige. Lo malo es que su candidato de turno no sirve. Iván Duque es pésimo para cargar con ello, ya lo ha demostrado en estos años de «Presidencia».

Pero hoy no me interesa hablar del títere que nos han querido vender como gobernante, sino de lo que está pasando con la paz, de las vidas que nos están arrebatando cada vez más.

Este mandato llegó pisando con la idea de la guerra, porque, aunque se comprometieron a llevar los acuerdos firmados por Santos, al Gobierno de turno siempre le ha funcionado más la guerra, ahí están sus mayores intereses y nos lo demuestran cada día con sus acciones:

  • El decreto 148 del Plan Nacional de Desarrollo sigue luchando por darle el poder de los recursos a los mismos entes que investigan los crímenes, aun cuando la Corte Constitucional ya lo ha declarado EXEQUIBLE. Señor Duque, ¿por qué le cuesta tanto a usted y a su «equipo» aceptar las normas impuestas?, ¿por qué tanto afán de unificar el poder?, ¿por qué tantas ganas de una dictadura?
  • Todos creíamos que la situación había cambiado, puesto que, para este año, se había aprobado casi que la totalidad del presupuesto de la JEP, pero una vez más, señor Duque, su Gobierno demuestra que los acuerdos les importan poco o nada, y en febrero le hacen un bloqueo de más de 4000 millones de pesos a esta organización encargada de investigar y proteger a las víctimas que dejó a guerra que su mentor no quiso acabar.
  • Pero las cosas no parecen mejorar nunca, parece que la guerra les encanta cuando se trata de los hijos de otros inocentes. Para el 2021 el presupuesto para la JEP fue recortado en 88 000 millones de pesos, es decir, no hemos empezado el año y ustedes, señores del Gobierno, ya intentan hacerle juego a la búsqueda de verdad, justicia, reparación y no repetición.

Pero no solo es el dinero lo que se están llevando por delante, también son las vidas de los excombatientes y de los líderes sociales. Señor Duque, en su Gobierno solo hemos visto sangre correr. Estamos cansados de su seguridad democrática, estamos cansados de que en cada Gobierno del eterno se disparen los índices de violencia para así buscar una reelección y prometerles a los inocentes (o bobos) de siempre, que las cosas van a cambiar.

Les exigen a los excombatientes que digan la verdad, que cuenten los hechos, pero ¿qué les puede exigir un Estado que no los cuida?, ¿qué puede exigir un Gobierno que no sirve para absolutamente nada?

Señor Duque, van 216 excombatientes asesinados. ¿Sabe lo que eso significa? No los mataron en combate, los vinieron a matar cuando estaban haciendo todo lo posible por darle la verdad que todo el pueblo pedía. Los vinieron a matar cuando se fueron a trabajar en sus fincas de manera honrada y sin hacerle daño a nadie. Los vinieron a matar cuando el poder lo tomó un Gobierno que cree que la solución es hacer la guerra para luego venderse como los salvadores.

Y sí, su política es el terror, porque no solo han permitido el asesinato de los excombatientes, sino que también lo han hecho con los líderes sociales, en el 2019 se conocieron 108 líderes asesinados, y hasta septiembre de este año ya eran 47. 

Pero esto no se detiene aquí, el terror parece abundar cada vez más en la Casa de Nariño y en todo el gabinete que lo escuda. En Colombia ha habido 70 masacres este año, sí señor presidente, MASACRES, no asesinatos colectivos, deje los eufemismos que este Gobierno este manchado de sangre aunque trate de cambiarle las palabras.

Todos sabemos que usted hace mucho debió renunciar, así como sabemos que no lo hará, pero lo peor, es que se viene una campaña para el 2022 con ideas de seguridad democrática, ideas que serán vendidas a los mismos borregos que van a las urnas a votar por su partido. Pues, creyendo que los votos que tienen son limpios, cosa que dudo, recuerde su investigación con el ‘Ñeñe’, ¿le suena?, sí, ese que usted negó de amigo pero que las fotos demostraron su estrecho vínculo. 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lady Orozco
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Pontificia Bolivariana en Medellín. Escritora con diferentes poemas publicados en el libro de Sinergias de España. Columnas publicadas en diversos medios de comunicación.