Acosadores y violadores: ¿policías y sacerdotes?

Los abusos y acosos no han parado durante mucho tiempo, tanto así, que ya se puede establecer hasta un patrón de actuación por parte de los victimarios hacia sus víctimas.

Opina - Sociedad

2020-09-14

Acosadores y violadores: ¿policías y sacerdotes?

Columnista:

Lady Orozco

 

Hablar de acosadores y abusadores, representa un choque mediático muy fuerte, siempre habrán «defensores» de estos, y más, cuando pertenecen a instituciones de tanto renombre como la Iglesia, la Policía o son eminencias en su campo de acción, como el caso de algunos periodistas.

Pero el problema de ese choque mediático va mucho más allá de la resonancia, esto hay que mirarlo desde el fondo, es decir, ¡las víctimas tienen miedo!

A veces, me enoja tenerle que decir supuestos, pero así funciona, al menos, hasta que un juez dicte sentencia. Pues bien, a los supuestos y a los ya juzgados como violadores se les defiende tanto, que las victimas no quieren y temen salir a denunciar. Solo es cuestión de leer el libro de Juan Pablo Barrientos, Dejad que los niños vengan a mí, para entender la protección que recibieron los sacerdotes por parte de la cúpula que se encargan de «juzgarlos», porque cabe recordar que estos procesos no tienen la obligación de llevarse a la Fiscalía, sino que se «resuelven» en el interior. 

¿Y cómo se resuelven?, pues sencillamente se lavan las manos trasladando al sacerdote, pero nunca informan a esa nueva zona acerca de los antecedentes que tiene, es decir, la comunidad a la que se dirige queda inocente, y por ende, confían en él como autoridad religiosa. 

Con la Policía sucede algo similar, muchos de los casos que son perpetrados por supuestos violadores pertenecientes a esta institución, son escondidos, archivados, y hay pocos que son llevados a las instancias judiciales. A algunos de estos implicados muchas veces solo los suspenden o los trasladan de zona. Pero el miedo de las víctimas o de los testigos, radican en tener que sufrir persecuciones por parte de estos agentes.

Ahora miremos las maneras de actuar de un profesional en ámbito del abuso. En este caso, cuando es este profesional el que hace el supuesto abuso, las víctimas tienen más miedo a denunciar, pues muchas veces su puesto de trabajo depende de estos acosadores, o, por otro lado, su agresor fue un referente durante mucho tiempo, y estas (las víctimas) comienzan a sentirse culpables o se niegan a creer que esa persona llegó a tales instancias.

Pero ¿qué patrón siguen los acosadores en muchas ocasiones?

  1. Se gana el respeto de las personas: los sacerdotes lo hacen recurriendo a la religión, los policías a la ley y los expertos lo hacen a partir de su reconocimiento. 
  2. Se aprovechan de la situación de debilidad de las víctimas: la religión se acerca a los niños que tienen familias disfuncionales y se aprovechan de sus carencias económicas. Por su parte, la Policía sabe perfectamente que las personas a las que ayudan o arrestan se encuentran indefensas ante ellos. Y por último, los expertos, saben que sus víctimas tienen una gran admiración hacia ellos, y por eso, muchas veces creen que accederán sin si quiera pensarlo dos veces, y cuando ven que no es así, sienten que les han herido en su gran ego, y es justo allí que recurren al acoso.
  3. Les infunden miedo a sus víctimas: Los sacerdotes, como lo dice Juan Pablo Barrientos en su libro, usan su poder para asegurarle a los chicos cuyas familias se pueden sentir mal si se dan cuenta de la verdad o, en otras ocasiones, los convencen (al ser niños) de que estos actos están bien, y es por esto es por lo que ellos comienzan a entenderlo solo cuando son mayores. En el caso de la Policía, no es un secreto que muchos de los casos quedan impunes, y los victimarios siempre le hacen entender a sus víctimas que la justicia solo les creerá a ellos. Y, por último, los expertos recurren a lo mismo (su palabra contra la de las víctimas) entonces, ¿a quién le van a creer? 

No puedo decir que estos patrones que acabé de ilustrar funcionen o se den en todos los casos, pero solo es cuestión de mirarlos con detenimiento a fin de ver que la mayoría de abusadores se guía por estos. 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lady Orozco
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Pontificia Bolivariana en Medellín. Escritora con diferentes poemas publicados en el libro de Sinergias de España. Columnas publicadas en diversos medios de comunicación.